Recetas de cócteles, licores y bares locales

Presentación de diapositivas sobre la comida y las bebidas de James Bond

Presentación de diapositivas sobre la comida y las bebidas de James Bond

Thinkstock / iStockphoto

Ah, sí, está en la primera película de James Bond que el famoso orden de bebidas fue dicho por primera vez. Ningún villano entrega a Bond (interpretado por el hombre que definió el papel, Sean Connery), el vodka martini en su forma clásica: agitado, no revuelto. Lo que hizo que esta bebida fuera tan única es que los martinis se preparaban comúnmente con ginebra; Cautiverio martini comenzó a cambiar la forma en que se preparaban y ordenaban los martinis en todo el país. (Bond también hace saber que prefiere los vodkas polacos y rusos a cualquier otro, comprensiblemente).

Dr. No (1962): "Agitado, no revuelto"

Thinkstock / iStockphoto

Ah, sí, es en la primera película de James Bond que el famoso orden de bebida fue dicho por primera vez. (Bond también hace saber que prefiere los vodkas polacos y rusos a cualquier otro, comprensiblemente).

Goldfinger (1964): Château Mouton Rothschild

¿Quién hubiera sabido que James Bond también era un borracho? En la película, James Bond (interpretado por Sean Connery) toma un Chäteau Mouton Rothschild 1947 vintage. Por supuesto, Bond tiene un gusto excelente.

Goldfinger (1964): El Julepe de menta

Thinkstock / iStockphoto

Siempre un caballero, Bond comenta sobre su visita al rancho de caballos de Kentucky de Auric Goldfinger: "Creo que el bourbon y el agua de las ramas es bastante espléndido aquí". Bebe la bebida prácticamente oficial de Kentucky, la Julepe de menta, con Goldfinger, e incluso sabe un par de cosas sobre el bourbon. Él pide "puré agrio, pero no demasiado dulce, por favor", refiriéndose a cómo se hace el bourbon. Para ser un inglés, seguro que comprende su espíritu estadounidense.

Goldfinger (1964): Dom Perignon, '53

Wikimedia / Giulio Nepi

Bond tiene un gusto exquisito en champán, pero nunca lo sirva mal. Bond dice a Jill Masterson (Shirley Eaton) sobre el champán, "Mi querida niña, hay algunas cosas que simplemente no se hacen. Como beber Dom Perignon '53 a una temperatura de 38 grados Fahrenheit. Eso es tan malo como escuchar a los Beatles sin orejeras ". Un poco snob de champán, ¿verdad?

Desde Rusia con amor (1963): Taittinger Blanc de Blancs '43

Nunca lo sabrías por su pedido de martinis, pero Bond también es un ávido bebedor de champán. En los libros originales, Bond es fanático del champán Taittinger, señala blogger Fandangogroovers; la marca también aparece en las películas anteriores. En Desde Rusia con amor, Bond usa el botella para seducir a su interés amoroso, Sylvia Trench, durante un picnic (¡mientras la botella se enfría en un río!). Sin embargo, más adelante en la película, su amante bebe un vaso con veneno, arruinando así el nombre de Taittinger en las películas de Bond para siempre.

Solo se vive dos veces (1967): Sake

Thinkstock / iStockphoto

Bond demuestra una vez más ser un hombre de mundo, esta vez al afirmar que temperatura de servicio correcta por el bien. Mientras está sentado con Tiger Tanaka, Tanaka le pregunta si preferiría un martini con vodka al sake. Bond responde, "Me gusta el sake, especialmente cuando se sirve a la temperatura correcta, 98.4 grados Fahrenheit, como esta". Tanaka, impresionado, dice: "Para ser europeo, eres excepcionalmente culto". Nos quitamos el sombrero ante esa observación.

Vive y deja morir (1973): Bollinger Champagne

Wikimedia / Emily Walker

Champán Bollinger apareció por primera vez en el Los diamantes son para siempre libro, cuando Tiffany Case envía una botella (en el Reina Elizabeth, naturalmente). Pero Bollinger comenzó su gran presencia en las películas de Bond en Vive y deja morir. Desde entonces se ha entregado a Bollinger en muchas otras películas, incluyendo Moonraker, Licencia para matar, GoldenEye, El mañana nunca muere, Muere otro día, y Quantum of Solace. Y sí, Bollinger será el champán elegido en Skyfall; revisar la botella de coleccionista de edición especial de Bollinger en honor a Bond.

Sólo para tus ojos (1981): vino caliente o "Gluhwein"

Thinkstock / iStockbyte

En esta película, Bond realmente se arriesga a beber "gluhwein, "o el equivalente sueco del vino caliente con especias, con Ari Kristatos. Se encuentran en una pista de patinaje sobre hielo al aire libre con Luigi Ferrara, por lo que parece apropiado tomar una bebida caliente. BBC tiene una receta fácil de gluhwein, que está aprobada por Bond y aprobada por la intemperie.

Una vista para matar (1985): Stolichnaya Vodka

Wikimedia / jstoonl

En la secuencia previa al título de la película, James Bond (interpretado por Roger Moore) se relaja con un poco de Stoli después de recuperar un microchip del cuerpo de 003, dice el sitio web. Estilo de vida de James Bond. Pero la elección de bebida de Bond no fue exactamente su elección: Stolichnaya Vodka fue uno de los muchas ubicaciones de productos en la película, que también incluyó vino Lafite Rothschild y champán Bollinger. Bond ciertamente tiene sus favoritos estándar.

Una licencia para matar (1989): Budweiser con lima

Al contrario de lo que podrían decir los aficionados a Bond, James Bond era de hecho un bebedor de cerveza mucho antes de que se concretara el acuerdo con Heineken. En el James Bond serie de libros, al personaje de Bond le gustan Löwenbräu, Miller High Life y Red Stripe, pero sus pedidos de cerveza se deben a algunas colocaciones de productos inteligentemente colocadas. Gracias a un Budweiser acuerdo de colocación, Bond (interpretado por Timothy Dalton) pide una Budweiser con lima (ya sabes, la forma tradicional de beber una Bud) mientras está en el bar con una chica. (Sin embargo, en realidad nunca lo bebe, ya que está llamado a patear el trasero de un chico malo).

GoldenEye (1995): Jack Daniel's

Whisky hace su primera aparición en las películas de Bond cuando James Bond (interpretado por Pierce Brosnan) bebidas con "M" en su oficina. Por supuesto, hay un problema: "M" lo llama incorrectamente bourbon, aunque Jack Daniel's es un whisky de Tennessee.

GoldenEye (1995): Heineken

A pesar de la controversia sobre el acuerdo de colocación de productos de Heineken en Skyfall, la cerveza en realidad apareció por primera vez en una película de James Bond cuando Pierce Brosnan era el Bond reinante. Ahora, el Heineken / James Bond camaradería se está fortaleciendo después de 15 años; la marca de cerveza ha aparecido en las películas El mañana nunca muere, El mundo no es suficiente, Muere otro día, Casino Royale, y Quantum of Solace.

El mañana nunca muere (1997): Smirnoff Vodka

Wikimedia / Arne Hückelheim

En otro acuerdo de colocación de productos, Bond (interpretado por Pierce Brosnan) bebe una botella mientras estaba en su habitación de hotel en Hamburgo. Pero solo Bond podía hacer que este truco pareciera genial: mientras estaba en Moscú, informa el Telegraph, aprendió a echar una pizca de pimienta negra en su vodka para deshacerse de las impurezas en el vodka.

Muere otro día (2002): Mojito

Thinkstock / iStockphoto

Sí, nadie entiende bien este orden de bebidas en particular, pero sucedió. Pierce Brosnan pedí un mojito, y el mundo entero como lo conocíamos se derrumbó.

Casino Royale (2006) y Quantum of Solace (2008): La Vesper

En Casino Royale, Vínculo (interpretado por Daniel Craig) ordena la Vesper exactamente como la ordena el personaje en el libro de 1953 con el mismo título: "Tres medidas de Gordon, una de vodka, media medida de Kina Lillet. Agítelo con hielo y agregue una fina rodaja de cáscara de limón ". El híbrido gin-vodka martini se distingue de la típica orden de martinis de Bond debido a la Lillet, un aperitivo francés (que es muy difícil de encontrar). Es similar al vermú, dice La cocina, lo que puede explicar por qué es perfecto en un martini. ¿Y la explicación detrás del nombre? Cuando su interés amoroso, Vesper, le pregunta si le puso su nombre a la bebida, él responde que lo hizo "porque una vez que la haya probado, no beberá nada más". Oh Bond, eres tan suave. Lo bebe una vez más en el avión en Quantum of Solace.

Skyfall (2012): Heineken (otra vez)

Si bien nadie está muy seguro de qué cócteles tomará Bond en esta película, una cosa es segura: beberá uno o dos Heineken. El último acuerdo entre las películas de James Bond y Heineken es un rumor de $ 45 millones, que incluye un nuevo espacio publicitario que anima a los espectadores a "resolver el caso" y ayudar a Bond a descubrir la Heineken. Si bien muchos fanáticos de Bond no están encantados con el patrocinio, Craig defendió recientemente el trato con todos los que odian. Dijo que sin acuerdos de renombre, las películas simplemente no se podrían hacer. Y continuó diciendo: "Lo bueno es que Bond es un bebedor, siempre lo ha sido. Es parte de quién es, con razón o sin ella, puedes hacer tu propio juicio al respecto. Tomar una cerveza no es nada malo; en la película resulta ser Heineken ".

De Rusia con amor (novela, 1957): huevos y café

Thinkstock / iStockphoto

Es en esta novela donde Bond (y de manera similar, Fleming) revela su amor por el desayuno. ¿Cómo empieza Bond su día? Dos tazas de café de una cafetera Chemex (el tipo estaba bebiendo café vertido mucho antes que los hipsters), un huevo cocido, tostadas y mermelada de fresa. La mermelada elegida por Bond fue el sabor "Little Scarlet" de Tiptree, que todavía se vende en los supermercados del Reino Unido.

De Rusia con amor (novela, 1957): yogur con higos

Thinkstock / iStockphoto

Te lo dijimos, Bond es un tipo de desayuno. En esta novela, Bond describe en detalle su desayuno: "El yogur, en un cuenco de porcelana azul, era de un color amarillo intenso y con la consistencia de una crema espesa. Los higos verdes, ya pelados, rebosaban de madurez" Pero no olvidemos el café , que en realidad nos suena un poco asqueroso. "El café turco era negro azabache y con el sabor a quemado que mostraba que había sido recién molido". Al parecer, el hombre toma su café negro.

Desde Rusia con amor (novela, 1957): Sardinas fritas

Thinkstock / iStockphoto

No se encoja de hombros: en la novela, Kerim Bey le da a Bond un plato similar a las sardinas fritas, y luego Doner kebab, mientras está en Estambul. Qué gusto internacional.

Thunderball (novela, 1961): espaguetis a la boloñesa

Thinkstock / iStockphoto

Justo antes de que Bond seduzca a Patricia Fearing, cena espaguetis a la boloñesa ("con mucho ajo barato") y un chianti barato en Lucian's en Brighton. Suave, Bond, suave.

De Rusia con amor (novela, 1957): huevos y café

Thinkstock / iStockphoto

Es en esta novela donde Bond (y de manera similar, Fleming) revela su amor por el desayuno. supermercados.

"Ciudades emocionantes" (cuento, 1963): huevos revueltos de James Bond

Thinkstock / Hemera

Es posible que todos estén encantados con el martini batido no revuelto, pero lo llevamos de regreso a los días anteriores a Bond con las recetas de Fleming. En este diario de viaje de 1963, Fleming compartió su receta de huevos revueltos que todos los fans de Bond pueden disfrutar.

"Para cuatro individualistas:

12 huevos frescos, sal y pimienta, 5-6 oz. de mantequilla fresca

Rompe los huevos en un bol. Batir bien con un tenedor y sazonar bien. En una cacerola pequeña de cobre (o cacerola de fondo grueso) derrita 4 oz. de la mantequilla. Cuando esté derretido, vierta los huevos y cocine a fuego muy lento, revolviendo continuamente con un pequeño batidor de huevos. Mientras los huevos estén un poco más húmedos de lo que le gustaría comer, retire la sartén del fuego, agregue el resto de la mantequilla y continúe batiendo durante medio minuto, agregando el cebollino finamente picado o las hierbas finas. Sirva sobre tostadas calientes con mantequilla en platos individuales de cobre (solo por apariencia) con champán rosado (Taittinger) y música baja ".

Skyfall (2012): The Macallan 50 años

Thinkstock / iStockphoto

Para no revelar demasiados spoilers (The Daily Meal tuvo un adelanto de la nueva película de James Bond), pero digamos que Bond realmente odia desperdiciar un buen whisky. El dossier de James Bond analiza las otras variedades de Macallan en Skyfall, incluyendo el Fine Oak de 10 años y el Sherry Oak de 12 años. Es una bebida de elección mucho más machista que Heineken, ¿no crees?


Los cócteles de James Bond

Está dentro Casino Royale que nos presentan el estilo refinado de bebida de James Bond. Es un hombre que sabe lo que quiere, un hombre que tiene la costumbre de preocuparse mucho por los detalles.

Se han escrito pocas historias que valgan la pena leer que no contengan una bebida de algún tipo y las novelas de Ian Fleming se leen como una conferencia extensa sobre el manejo adecuado del hábito de beber. Cualquier evaluación de Bond indicaría una adicción grave al alcohol y a las sustancias: su consumo diario promedio de alcohol en un momento es de alrededor de media botella de licor. No es exactamente lo que quiere de su agente secreto, pero no se preocupe & # 8211, como refleja Bond en Thunderball: "No puedo hacer mi trabajo con el jugo de zanahoria ... la vida & # 8217 es demasiado corta".

Aunque es más famoso por sus martinis de vodka, mientras está de servicio, Bond consume una amplia variedad de bebidas, batidas o revueltas. Desde el champán hasta la cerveza, tiene una propensión a beber casi cualquier cosa. Sin embargo, siempre caballero, Bond siempre bebe para adaptarse a la ocasión y el lugar.

CASINO ROYALE, DESDE RUSIA CON AMOR, UNA VISTA A LA MATANZA

El Americano tiene la distinción de ser la primera bebida que pide James Bond. Bond, quien estipula el uso de Perrier, lo considera una bebida apropiada cuando cena en un café al aire libre.

1 medida de Campari, 1 medida de vermú dulce, agua con gas

CONFIDENCIAL

Mientras espera en el Excelsior Bar en Roma, Bond pide un aperitivo, el Negroni, especificando la ginebra de Gordon. Cuando en Roma…

1 medida de ginebra Gordon, 1 medida de Campari, 1 medida de vermú italiano

THUNDERBALL, LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE, VIVAN Y DEJEN MORIR

Un cóctel clásico olvidado en las salidas cinematográficas de Bond. Asimismo, su deseo por un whisky con soda se perdió en las producciones cinematográficas, pero es el trago mezclado que tiene con más frecuencia en los libros.

3 pizcas de amargo de Angostura, 2 medidas de whisky de centeno, 1 terrón de azúcar, agua con gas

Una variación del Tom Collins, Bond recibe uno de estos por su anfitrión, Emilio Largo. Refrescante, es el cóctel ideal por la tarde en las Bahamas. La bebida debe su apodo a un notorio engaño que circuló en Nueva York en 1874.

2 medidas de ron ligero, 1 cucharadita de azúcar extrafina, 1/2 medida de jugo de lima, agua con gas

VIVE Y DEJA MORIR

Cuando Bond olvida momentáneamente la tradición de beber "localmente", el agente de la CIA Felix Leiter le dice a Bond que disfrute de la bebida oficial de The Big Easy: "¿Dónde está tu sentido de la aventura? Esto es Nueva Orleans. ¡Relajarse!'

2 1/2 medidas de whisky de centeno, 2 pizcas de Peychaud & # 8217s bitters, 1 pizca de bitters de Angostura, 1 terrón de azúcar, absenta, cáscara de limón

THUNDERBALL, LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

Durante el apogeo de su popularidad, el aguijón clásico se consideró una copa ideal para salir por la noche en Nueva York. Bond tiene uno en el 21 Club de Nueva York.

2 1/4 medidas de brandy, 3/4 medida de crema de menta blanca

Bond, un viajero experimentado, come y bebe "localmente". En la ganadería de Goldfinger, acepta la oferta de un Mint Julep, la bebida tradicional y satisfactoria del Derby de Kentucky.

Hojas de menta, 3 medidas de bourbon, 2 cucharaditas de agua, 1 cucharadita de azúcar

"Esta bebida es mi propia invención. Lo patentaré cuando se me ocurra un buen nombre ".

3 medidas de ginebra de Gordon, 1 medida de vodka, 1/2 medida de Kina Lillet, 1 rodaja grande de piel de limón, Sacudido no revuelto

MUERE OTRO DÍA

Uno de los pocos cócteles que no se originó en las novelas de Fleming, la afinidad de Bond por la menta confusa fue una elección adecuada para el entorno cubano.

Hojas de menta, 2 medidas de ron blanco, 2 cucharaditas de azúcar, 1/2 medida de jugo de limón, agua con gas

LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

Después de recibir instrucciones de M en Londres, Bond pasa por Scott's para "cangrejo vestido y una pinta de terciopelo negro". La bebida elegida por Scaramanga, se sirvió por primera vez en Brooks & # 8217s en 1861, para llorar la muerte del Príncipe Alberto.


Los cócteles de James Bond

Está dentro Casino Royale que nos presentan el estilo refinado de bebida de James Bond. Este es un hombre que sabe lo que quiere, un hombre que tiene la costumbre de preocuparse mucho por los detalles.

Se han escrito pocas historias que valgan la pena leer que no contengan una bebida de algún tipo y las novelas de Ian Fleming se leen como una conferencia extensa sobre el manejo adecuado del hábito de beber. Cualquier evaluación de Bond indicaría una adicción grave al alcohol y a las sustancias: su consumo diario promedio de alcohol en un momento es de alrededor de media botella de licor. No es exactamente lo que quiere de su agente secreto, pero no se preocupe & # 8211, como refleja Bond en Thunderball: "No puedo hacer mi trabajo con el jugo de zanahoria ... la vida & # 8217 es demasiado corta".

Aunque es más famoso por sus martinis de vodka, mientras está de servicio, Bond consume una amplia variedad de bebidas, batidas o revueltas. Desde el champán hasta la cerveza, tiene propensión a beber casi cualquier cosa. Sin embargo, siempre caballero, Bond siempre bebe para adaptarse a la ocasión y el lugar.

CASINO ROYALE, DESDE RUSIA CON AMOR, UNA VISTA A LA MATANZA

El Americano tiene la distinción de ser la primera bebida que pide James Bond. Bond, quien estipula el uso de Perrier, lo considera una bebida apropiada cuando cena en un café al aire libre.

1 medida de Campari, 1 medida de vermú dulce, agua con gas

CONFIDENCIAL

Mientras espera en el Excelsior Bar en Roma, Bond pide un aperitivo, el Negroni, especificando la ginebra de Gordon. Cuando en Roma…

1 medida de ginebra Gordon, 1 medida de Campari, 1 medida de vermú italiano

THUNDERBALL, LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE, VIVAN Y DEJEN MORIR

Un cóctel clásico olvidado en las salidas cinematográficas de Bond. Asimismo, su deseo por un whisky con soda se perdió en las producciones cinematográficas, pero es el trago mezclado que tiene con más frecuencia en los libros.

3 pizcas de amargo de Angostura, 2 medidas de whisky de centeno, 1 terrón de azúcar, agua con gas

Una variación del Tom Collins, Bond recibe uno de estos de su anfitrión, Emilio Largo. Refrescante, es el cóctel ideal por la tarde en las Bahamas. La bebida debe su apodo a un notorio engaño que circuló en Nueva York en 1874.

2 medidas de ron ligero, 1 cucharadita de azúcar extrafina, 1/2 medida de jugo de lima, agua con gas

VIVE Y DEJA MORIR

Cuando Bond olvida momentáneamente la tradición de beber "localmente", el agente de la CIA Felix Leiter le dice a Bond que disfrute de la bebida oficial de The Big Easy: "¿Dónde está tu sentido de la aventura? Esto es Nueva Orleans. ¡Relajarse!'

2 1/2 medidas de whisky de centeno, 2 pizcas de Peychaud & # 8217s bitters, 1 pizca de bitters de Angostura, 1 terrón de azúcar, absenta, cáscara de limón

THUNDERBALL, LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

Durante el apogeo de su popularidad, el aguijón clásico se consideró una copa ideal para salir por la noche en Nueva York. Bond tiene uno en el 21 Club de Nueva York.

2 1/4 medidas de brandy, 3/4 medida de crema de menta blanca

Bond, un viajero experimentado, come y bebe "localmente". En la ganadería de Goldfinger, acepta la oferta de un Mint Julep, la bebida tradicional y satisfactoria del Derby de Kentucky.

Hojas de menta, 3 medidas de bourbon, 2 cucharaditas de agua, 1 cucharadita de azúcar

"Esta bebida es mi propia invención. Lo patentaré cuando se me ocurra un buen nombre ".

3 medidas de ginebra de Gordon, 1 medida de vodka, 1/2 medida de Kina Lillet, 1 rodaja grande de piel de limón, Sacudido no revuelto

MUERE OTRO DÍA

Uno de los pocos cócteles que no se originó en las novelas de Fleming, la afinidad de Bond por la menta confusa fue una elección adecuada para el entorno cubano.

Hojas de menta, 2 medidas de ron blanco, 2 cucharaditas de azúcar, 1/2 medida de jugo de limón, agua con gas

LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

Después de recibir instrucciones de M en Londres, Bond pasa por Scott's para "cangrejo vestido y una pinta de terciopelo negro". La bebida elegida por Scaramanga, se sirvió por primera vez en Brooks & # 8217s en 1861, para llorar la muerte del Príncipe Alberto.


Los cócteles de James Bond

Está dentro Casino Royale que nos presentan el estilo refinado de bebida de James Bond. Es un hombre que sabe lo que quiere, un hombre que tiene la costumbre de preocuparse mucho por los detalles.

Se han escrito pocas historias que valga la pena leer que no contengan una bebida de algún tipo y las novelas de Ian Fleming se leen como una conferencia extensa sobre el manejo adecuado del hábito de beber. Cualquier evaluación de Bond indicaría una adicción grave al alcohol y a las sustancias: su consumo diario promedio de alcohol en un momento es de alrededor de media botella de licor. No es exactamente lo que quiere de su agente secreto, pero no se preocupe & # 8211, como refleja Bond en Thunderball: "No puedo hacer mi trabajo con el jugo de zanahoria ... la vida & # 8217 es demasiado corta".

Aunque es más famoso por sus martinis de vodka, mientras está de servicio, Bond consume una amplia variedad de bebidas, batidas o revueltas. Desde el champán hasta la cerveza, tiene propensión a beber casi cualquier cosa. Sin embargo, siempre caballero, Bond siempre bebe para adaptarse a la ocasión y el lugar.

CASINO ROYALE, DESDE RUSIA CON AMOR, UNA VISTA A LA MATANZA

El Americano tiene la distinción de ser la primera bebida que pide James Bond. Bond, quien estipula el uso de Perrier, lo considera una bebida apropiada cuando cena en un café al aire libre.

1 medida de Campari, 1 medida de vermú dulce, agua con gas

CONFIDENCIAL

Mientras espera en el Excelsior Bar en Roma, Bond pide un aperitivo, el Negroni, especificando la ginebra de Gordon. Cuando en Roma…

1 medida de ginebra Gordon, 1 medida de Campari, 1 medida de vermú italiano

THUNDERBALL, LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE, VIVAN Y DEJEN MORIR

Un cóctel clásico olvidado en las salidas cinematográficas de Bond. Asimismo, su deseo por un whisky con soda se perdió en las producciones cinematográficas, pero es el trago mezclado que tiene con más frecuencia en los libros.

3 pizcas de amargo de Angostura, 2 medidas de whisky de centeno, 1 terrón de azúcar, agua con gas

Una variación del Tom Collins, Bond recibe uno de estos de su anfitrión, Emilio Largo. Refrescante, es el cóctel ideal por la tarde en las Bahamas. La bebida debe su apodo a un notorio engaño que circuló en Nueva York en 1874.

2 medidas de ron ligero, 1 cucharadita de azúcar extrafina, 1/2 medida de jugo de lima, agua con gas

VIVE Y DEJA MORIR

Cuando Bond olvida momentáneamente la tradición de beber "localmente", el agente de la CIA Felix Leiter le dice a Bond que disfrute de la bebida oficial de The Big Easy: "¿Dónde está tu sentido de la aventura? Esto es Nueva Orleans. ¡Relajarse!'

2 1/2 medidas de whisky de centeno, 2 pizcas de Peychaud & # 8217s bitters, 1 pizca de bitters de Angostura, 1 terrón de azúcar, absenta, cáscara de limón

THUNDERBALL, LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

Durante el apogeo de su popularidad, el aguijón clásico se consideró una copa ideal para salir por la noche en Nueva York. Bond tiene uno en el 21 Club de Nueva York.

2 1/4 medidas de brandy, 3/4 medida de crema de menta blanca

Bond, un viajero experimentado, come y bebe "localmente". En la ganadería de Goldfinger, acepta la oferta de un Mint Julep, la bebida tradicional y satisfactoria del Derby de Kentucky.

Hojas de menta, 3 medidas de bourbon, 2 cucharaditas de agua, 1 cucharadita de azúcar

"Esta bebida es mi propia invención. Lo patentaré cuando se me ocurra un buen nombre ".

3 medidas de ginebra de Gordon, 1 medida de vodka, 1/2 medida de Kina Lillet, 1 rodaja grande de piel de limón, Sacudido no revuelto

MUERE OTRO DÍA

Uno de los pocos cócteles que no se originó en las novelas de Fleming, la afinidad de Bond por la menta confusa fue una elección adecuada para el entorno cubano.

Hojas de menta, 2 medidas de ron blanco, 2 cucharaditas de azúcar, 1/2 medida de jugo de limón, agua con gas

LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

Después de recibir instrucciones de M en Londres, Bond pasa por Scott's para "cangrejo vestido y una pinta de terciopelo negro". La bebida elegida por Scaramanga, se sirvió por primera vez en Brooks & # 8217s en 1861, para llorar la muerte del Príncipe Alberto.


Los cócteles de James Bond

Está dentro Casino Royale que nos presentan el estilo refinado de bebida de James Bond. Este es un hombre que sabe lo que quiere, un hombre que tiene la costumbre de preocuparse mucho por los detalles.

Se han escrito pocas historias que valgan la pena leer que no contengan una bebida de algún tipo y las novelas de Ian Fleming se leen como una conferencia extensa sobre el manejo adecuado del hábito de beber. Cualquier evaluación de Bond indicaría una adicción grave al alcohol y a las sustancias: su consumo diario promedio de alcohol en un momento es de alrededor de media botella de licor. No es exactamente lo que quiere de su agente secreto, pero no se preocupe & # 8211, como refleja Bond en Thunderball: "No puedo hacer mi trabajo con el jugo de zanahoria ... la vida & # 8217 es demasiado corta".

Aunque es más famoso por sus martinis de vodka, mientras está de servicio, Bond consume una amplia variedad de bebidas, batidas o revueltas. Desde el champán hasta la cerveza, tiene propensión a beber casi cualquier cosa. Sin embargo, siempre caballero, Bond siempre bebe para adaptarse a la ocasión y el lugar.

CASINO ROYALE, DESDE RUSIA CON AMOR, UNA VISTA A LA MATANZA

El Americano tiene la distinción de ser la primera bebida que pide James Bond. Bond, quien estipula el uso de Perrier, lo considera una bebida apropiada cuando cena en un café al aire libre.

1 medida de Campari, 1 medida de vermú dulce, agua con gas

CONFIDENCIAL

Mientras espera en el Excelsior Bar en Roma, Bond pide un aperitivo, el Negroni, especificando la ginebra de Gordon. Cuando en Roma…

1 medida de ginebra Gordon, 1 medida de Campari, 1 medida de vermú italiano

THUNDERBALL, LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE, VIVAN Y DEJEN MORIR

Un cóctel clásico olvidado en las salidas cinematográficas de Bond. Asimismo, su deseo por un whisky con soda se perdió en las producciones cinematográficas, pero es el trago mezclado que tiene con más frecuencia en los libros.

3 pizcas de amargo de Angostura, 2 medidas de whisky de centeno, 1 terrón de azúcar, agua con gas

Una variación del Tom Collins, Bond recibe uno de estos por su anfitrión, Emilio Largo. Refrescante, es el cóctel ideal por la tarde en las Bahamas. La bebida debe su apodo a un notorio engaño que circuló en Nueva York en 1874.

2 medidas de ron ligero, 1 cucharadita de azúcar extrafina, 1/2 medida de jugo de lima, agua con gas

VIVE Y DEJA MORIR

Cuando Bond olvida momentáneamente la tradición de beber "localmente", el agente de la CIA Felix Leiter le dice a Bond que disfrute de la bebida oficial de The Big Easy: "¿Dónde está tu sentido de la aventura? Esto es Nueva Orleans. ¡Relajarse!'

2 1/2 medidas de whisky de centeno, 2 pizcas de Peychaud & # 8217s bitters, 1 pizca de bitters de Angostura, 1 terrón de azúcar, absenta, cáscara de limón

THUNDERBALL, LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

Durante el apogeo de su popularidad, el aguijón clásico se consideró una copa ideal para salir por la noche en Nueva York. Bond tiene uno en el 21 Club de Nueva York.

2 1/4 medidas de brandy, 3/4 medida de crema de menta blanca

Bond, un viajero experimentado, come y bebe "localmente". En la ganadería de Goldfinger, acepta la oferta de un Mint Julep, la bebida tradicional y satisfactoria del Derby de Kentucky.

Hojas de menta, 3 medidas de bourbon, 2 cucharaditas de agua, 1 cucharadita de azúcar

"Esta bebida es mi propia invención. Lo patentaré cuando se me ocurra un buen nombre ".

3 medidas de ginebra de Gordon, 1 medida de vodka, 1/2 medida de Kina Lillet, 1 rodaja grande de piel de limón, Sacudido no revuelto

MUERE OTRO DÍA

Uno de los pocos cócteles que no se originó en las novelas de Fleming, la afinidad de Bond por la menta confusa fue una elección adecuada para el entorno cubano.

Hojas de menta, 2 medidas de ron blanco, 2 cucharaditas de azúcar, 1/2 medida de jugo de limón, agua con gas

LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

Después de recibir instrucciones de M en Londres, Bond pasa por Scott's para "cangrejo vestido y una pinta de terciopelo negro". La bebida elegida por Scaramanga, se sirvió por primera vez en Brooks & # 8217s en 1861, para llorar la muerte del Príncipe Alberto.


Los cócteles de James Bond

Está dentro Casino Royale que nos presentan el estilo refinado de bebida de James Bond. Es un hombre que sabe lo que quiere, un hombre que tiene la costumbre de preocuparse mucho por los detalles.

Se han escrito pocas historias que valga la pena leer que no contengan una bebida de algún tipo y las novelas de Ian Fleming se leen como una conferencia extensa sobre el manejo adecuado del hábito de beber. Cualquier evaluación de Bond indicaría una adicción grave al alcohol y a las sustancias: su consumo diario promedio de alcohol en un momento es de alrededor de media botella de licor. No es exactamente lo que quiere de su agente secreto, pero no se preocupe & # 8211, como refleja Bond en Thunderball: "No puedo hacer mi trabajo con el jugo de zanahoria ... la vida & # 8217 es demasiado corta".

Aunque es más famoso por sus martinis de vodka, mientras está de servicio, Bond consume una amplia variedad de bebidas, batidas o revueltas. Desde el champán hasta la cerveza, tiene una propensión a beber casi cualquier cosa. Sin embargo, siempre caballero, Bond siempre bebe para adaptarse a la ocasión y el lugar.

CASINO ROYALE, DESDE RUSIA CON AMOR, UNA VISTA A LA MATANZA

El Americano tiene la distinción de ser la primera bebida que pide James Bond. Bond, quien estipula el uso de Perrier, lo considera una bebida apropiada cuando cena en un café al aire libre.

1 medida de Campari, 1 medida de vermú dulce, agua con gas

CONFIDENCIAL

Mientras espera en el Excelsior Bar en Roma, Bond pide un aperitivo, el Negroni, especificando la ginebra de Gordon. Cuando en Roma…

1 medida de ginebra Gordon, 1 medida de Campari, 1 medida de vermú italiano

THUNDERBALL, LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE, VIVAN Y DEJEN MORIR

Un cóctel clásico olvidado en las salidas cinematográficas de Bond. Asimismo, su deseo por un whisky con soda se perdió en las producciones cinematográficas, pero es el trago mezclado que tiene con más frecuencia en los libros.

3 pizcas de amargo de Angostura, 2 medidas de whisky de centeno, 1 terrón de azúcar, agua con gas

Una variación del Tom Collins, Bond recibe uno de estos de su anfitrión, Emilio Largo. Refrescante, es el cóctel ideal por la tarde en las Bahamas. La bebida debe su apodo a un notorio engaño que circuló en Nueva York en 1874.

2 medidas de ron ligero, 1 cucharadita de azúcar extrafina, 1/2 medida de jugo de lima, agua con gas

VIVE Y DEJA MORIR

Cuando Bond olvida momentáneamente la tradición de beber "localmente", el agente de la CIA Felix Leiter le dice a Bond que disfrute de la bebida oficial de The Big Easy: "¿Dónde está tu sentido de la aventura? Esto es Nueva Orleans. ¡Relajarse!'

2 1/2 medidas de whisky de centeno, 2 pizcas de Peychaud & # 8217s bitters, 1 pizca de bitters de Angostura, 1 terrón de azúcar, absenta, cáscara de limón

THUNDERBALL, LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

Durante el apogeo de su popularidad, el aguijón clásico se consideró una copa ideal para salir por la noche en Nueva York. Bond tiene uno en el 21 Club de Nueva York.

2 1/4 medidas de brandy, 3/4 medida de crema de menta blanca

Bond, un viajero experimentado, come y bebe "localmente". En la ganadería de Goldfinger, acepta la oferta de un Mint Julep, la bebida tradicional y satisfactoria del Derby de Kentucky.

Hojas de menta, 3 medidas de bourbon, 2 cucharaditas de agua, 1 cucharadita de azúcar

"Esta bebida es mi propia invención. Lo patentaré cuando se me ocurra un buen nombre ".

3 medidas de ginebra de Gordon, 1 medida de vodka, 1/2 medida de Kina Lillet, 1 rodaja grande de piel de limón, Sacudido no revuelto

MUERE OTRO DÍA

Uno de los pocos cócteles que no se originó en las novelas de Fleming, la afinidad de Bond por la menta confusa fue una elección adecuada para el entorno cubano.

Hojas de menta, 2 medidas de ron blanco, 2 cucharaditas de azúcar, 1/2 medida de jugo de limón, agua con gas

LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

Después de recibir instrucciones de M en Londres, Bond pasa por Scott's para "cangrejo vestido y una pinta de terciopelo negro". La bebida elegida por Scaramanga, se sirvió por primera vez en Brooks & # 8217s en 1861, para llorar la muerte del Príncipe Alberto.


Los cócteles de James Bond

Está dentro Casino Royale que nos presentan el estilo refinado de bebida de James Bond. Es un hombre que sabe lo que quiere, un hombre que tiene la costumbre de preocuparse mucho por los detalles.

Se han escrito pocas historias que valga la pena leer que no contengan una bebida de algún tipo y las novelas de Ian Fleming se leen como una conferencia extensa sobre el manejo adecuado del hábito de beber. Cualquier evaluación de Bond indicaría una adicción grave al alcohol y a las sustancias: su consumo diario promedio de alcohol en un momento es de alrededor de media botella de licor. No es exactamente lo que quiere de su agente secreto, pero no se preocupe & # 8211, como refleja Bond en Thunderball: "No puedo hacer mi trabajo con el jugo de zanahoria ... la vida & # 8217 es demasiado corta".

Although most famous for his vodka martinis, whilst on duty Bond consumes a wide variety of drinks, shaken or stirred. From champagne to beer, he has a propensity to down just about anything and everything. However, ever the gentleman, Bond always drinks to suit the occasion and location.

CASINO ROYALE, FROM RUSSIA WITH LOVE, A VIEW TO A KILL

The Americano holds the distinction of being the very first drink James Bond orders. Bond, who stipulates the use of Perrier, regards it as an appropriate drink when dining at an outdoor café.

1 measure Campari, 1 measure sweet vermouth, Soda water

FOR YOUR EYES ONLY

While waiting in the Excelsior Bar in Rome, Bond orders an aperitif, the Negroni, specifying Gordon’s gin. When in Rome…

1 measure Gordon’s gin, 1 measure Campari, 1 measure Italian vermouth

THUNDERBALL, DIAMONDS ARE FOREVER, LIVE AND LET DIE

A classic cocktail forgotten in Bond’s cinematic outings. Likewise, his desire for a Scotch and Soda was lost in the film productions but it is the mixed drink he has most often in the books.

3 dashes Angostura bitters, 2 measures rye whisky, 1 sugar cube, Soda water

A variation of the Tom Collins, Bond is served one of these by his host, Emilio Largo. Refreshing, it is the ideal afternoon cocktail in the Bahamas. The drink owes its moniker to a notorious hoax that circulated in New York in 1874.

2 measures light rum, 1 teaspoon superfine sugar, 1/2 measure lime juice, Soda water

LIVE AND LET DIE

When Bond momentarily forgets the tradition of drinking ‘locally’, CIA agent Felix Leiter tells Bond to enjoy the official drink of The Big Easy: ‘Where’s your sense of adventure? This is New Orleans. Relax!’

2 1/2 measures rye whisky, 2 dashes Peychaud’s bitters, 1 dash Angostura bitters, 1 sugar cube, Absinthe, Lemon peel

THUNDERBALL, DIAMONDS ARE FOREVER

During the heyday of its popularity, the classic stinger was considered an ideal nightcap for a night out in New York. Bond has one at the 21 Club in NY.

2 1/4 measures brandy, 3/4 measure white creme de menthe

Bond, an experienced traveller, eats and drinks ‘locally’. On Goldfinger’s stud farm he accepts the offer of a Mint Julep, the traditional and satisfying drink of the Kentucky Derby.

Mint leaves, 3 measures bourbon, 2 teaspoons water, 1 teaspoon sugar

‘This drink’s my own invention. I’m going to patent it when I can think of a good name.’

3 measures Gordon’s gin, 1 measure vodka, 1/2 measure Kina Lillet, 1 large slice of lemon peel, Shaken, not stirred

DIE ANOTHER DAY

One of the few cocktails not to originate in Fleming’s novels, Bond’s affinity for muddled mint was a fitting choice for the Cuban setting.

Mint leaves, 2 measures white rum, 2 teaspoons sugar, 1/2 measure lime juice, Soda water

DIAMONDS ARE FOREVER

After being briefed by M in London, Bond stops by Scott’s for ‘dressed crab and a pint of black velvet’. Scaramanga’s choice of drink, it was first served at Brooks’s in 1861, to mourn the death of Prince Albert.


The cocktails of James Bond

It is in Casino Royale that we are introduced to James Bond’s refined drinking style. This is a man who knows what he wants, a man who has a habit of taking a lot of trouble over details.

Few stories worth reading have been written that did not contain a drink of some sort and Ian Fleming’s novels read like an extended lecture on the proper management of a drinking habit. Any evaluation of Bond would indicate serious alcohol and substance addiction – his average daily consumption of alcohol at one point is in the region of half a bottle of spirits. Not quite what you want from your top secret agent, but not to worry – as Bond reflects in Thunderball: ‘I can’t do my work on carrot juice… life’s too short’.

Although most famous for his vodka martinis, whilst on duty Bond consumes a wide variety of drinks, shaken or stirred. From champagne to beer, he has a propensity to down just about anything and everything. However, ever the gentleman, Bond always drinks to suit the occasion and location.

CASINO ROYALE, FROM RUSSIA WITH LOVE, A VIEW TO A KILL

The Americano holds the distinction of being the very first drink James Bond orders. Bond, who stipulates the use of Perrier, regards it as an appropriate drink when dining at an outdoor café.

1 measure Campari, 1 measure sweet vermouth, Soda water

FOR YOUR EYES ONLY

While waiting in the Excelsior Bar in Rome, Bond orders an aperitif, the Negroni, specifying Gordon’s gin. When in Rome…

1 measure Gordon’s gin, 1 measure Campari, 1 measure Italian vermouth

THUNDERBALL, DIAMONDS ARE FOREVER, LIVE AND LET DIE

A classic cocktail forgotten in Bond’s cinematic outings. Likewise, his desire for a Scotch and Soda was lost in the film productions but it is the mixed drink he has most often in the books.

3 dashes Angostura bitters, 2 measures rye whisky, 1 sugar cube, Soda water

A variation of the Tom Collins, Bond is served one of these by his host, Emilio Largo. Refreshing, it is the ideal afternoon cocktail in the Bahamas. The drink owes its moniker to a notorious hoax that circulated in New York in 1874.

2 measures light rum, 1 teaspoon superfine sugar, 1/2 measure lime juice, Soda water

LIVE AND LET DIE

When Bond momentarily forgets the tradition of drinking ‘locally’, CIA agent Felix Leiter tells Bond to enjoy the official drink of The Big Easy: ‘Where’s your sense of adventure? This is New Orleans. Relax!’

2 1/2 measures rye whisky, 2 dashes Peychaud’s bitters, 1 dash Angostura bitters, 1 sugar cube, Absinthe, Lemon peel

THUNDERBALL, DIAMONDS ARE FOREVER

During the heyday of its popularity, the classic stinger was considered an ideal nightcap for a night out in New York. Bond has one at the 21 Club in NY.

2 1/4 measures brandy, 3/4 measure white creme de menthe

Bond, an experienced traveller, eats and drinks ‘locally’. On Goldfinger’s stud farm he accepts the offer of a Mint Julep, the traditional and satisfying drink of the Kentucky Derby.

Mint leaves, 3 measures bourbon, 2 teaspoons water, 1 teaspoon sugar

‘This drink’s my own invention. I’m going to patent it when I can think of a good name.’

3 measures Gordon’s gin, 1 measure vodka, 1/2 measure Kina Lillet, 1 large slice of lemon peel, Shaken, not stirred

DIE ANOTHER DAY

One of the few cocktails not to originate in Fleming’s novels, Bond’s affinity for muddled mint was a fitting choice for the Cuban setting.

Mint leaves, 2 measures white rum, 2 teaspoons sugar, 1/2 measure lime juice, Soda water

DIAMONDS ARE FOREVER

After being briefed by M in London, Bond stops by Scott’s for ‘dressed crab and a pint of black velvet’. Scaramanga’s choice of drink, it was first served at Brooks’s in 1861, to mourn the death of Prince Albert.


The cocktails of James Bond

It is in Casino Royale that we are introduced to James Bond’s refined drinking style. This is a man who knows what he wants, a man who has a habit of taking a lot of trouble over details.

Few stories worth reading have been written that did not contain a drink of some sort and Ian Fleming’s novels read like an extended lecture on the proper management of a drinking habit. Any evaluation of Bond would indicate serious alcohol and substance addiction – his average daily consumption of alcohol at one point is in the region of half a bottle of spirits. Not quite what you want from your top secret agent, but not to worry – as Bond reflects in Thunderball: ‘I can’t do my work on carrot juice… life’s too short’.

Although most famous for his vodka martinis, whilst on duty Bond consumes a wide variety of drinks, shaken or stirred. From champagne to beer, he has a propensity to down just about anything and everything. However, ever the gentleman, Bond always drinks to suit the occasion and location.

CASINO ROYALE, FROM RUSSIA WITH LOVE, A VIEW TO A KILL

The Americano holds the distinction of being the very first drink James Bond orders. Bond, who stipulates the use of Perrier, regards it as an appropriate drink when dining at an outdoor café.

1 measure Campari, 1 measure sweet vermouth, Soda water

FOR YOUR EYES ONLY

While waiting in the Excelsior Bar in Rome, Bond orders an aperitif, the Negroni, specifying Gordon’s gin. When in Rome…

1 measure Gordon’s gin, 1 measure Campari, 1 measure Italian vermouth

THUNDERBALL, DIAMONDS ARE FOREVER, LIVE AND LET DIE

A classic cocktail forgotten in Bond’s cinematic outings. Likewise, his desire for a Scotch and Soda was lost in the film productions but it is the mixed drink he has most often in the books.

3 dashes Angostura bitters, 2 measures rye whisky, 1 sugar cube, Soda water

A variation of the Tom Collins, Bond is served one of these by his host, Emilio Largo. Refreshing, it is the ideal afternoon cocktail in the Bahamas. The drink owes its moniker to a notorious hoax that circulated in New York in 1874.

2 measures light rum, 1 teaspoon superfine sugar, 1/2 measure lime juice, Soda water

LIVE AND LET DIE

When Bond momentarily forgets the tradition of drinking ‘locally’, CIA agent Felix Leiter tells Bond to enjoy the official drink of The Big Easy: ‘Where’s your sense of adventure? This is New Orleans. Relax!’

2 1/2 measures rye whisky, 2 dashes Peychaud’s bitters, 1 dash Angostura bitters, 1 sugar cube, Absinthe, Lemon peel

THUNDERBALL, DIAMONDS ARE FOREVER

During the heyday of its popularity, the classic stinger was considered an ideal nightcap for a night out in New York. Bond has one at the 21 Club in NY.

2 1/4 measures brandy, 3/4 measure white creme de menthe

Bond, an experienced traveller, eats and drinks ‘locally’. On Goldfinger’s stud farm he accepts the offer of a Mint Julep, the traditional and satisfying drink of the Kentucky Derby.

Mint leaves, 3 measures bourbon, 2 teaspoons water, 1 teaspoon sugar

‘This drink’s my own invention. I’m going to patent it when I can think of a good name.’

3 measures Gordon’s gin, 1 measure vodka, 1/2 measure Kina Lillet, 1 large slice of lemon peel, Shaken, not stirred

DIE ANOTHER DAY

One of the few cocktails not to originate in Fleming’s novels, Bond’s affinity for muddled mint was a fitting choice for the Cuban setting.

Mint leaves, 2 measures white rum, 2 teaspoons sugar, 1/2 measure lime juice, Soda water

DIAMONDS ARE FOREVER

After being briefed by M in London, Bond stops by Scott’s for ‘dressed crab and a pint of black velvet’. Scaramanga’s choice of drink, it was first served at Brooks’s in 1861, to mourn the death of Prince Albert.


The cocktails of James Bond

It is in Casino Royale that we are introduced to James Bond’s refined drinking style. This is a man who knows what he wants, a man who has a habit of taking a lot of trouble over details.

Few stories worth reading have been written that did not contain a drink of some sort and Ian Fleming’s novels read like an extended lecture on the proper management of a drinking habit. Any evaluation of Bond would indicate serious alcohol and substance addiction – his average daily consumption of alcohol at one point is in the region of half a bottle of spirits. Not quite what you want from your top secret agent, but not to worry – as Bond reflects in Thunderball: ‘I can’t do my work on carrot juice… life’s too short’.

Although most famous for his vodka martinis, whilst on duty Bond consumes a wide variety of drinks, shaken or stirred. From champagne to beer, he has a propensity to down just about anything and everything. However, ever the gentleman, Bond always drinks to suit the occasion and location.

CASINO ROYALE, FROM RUSSIA WITH LOVE, A VIEW TO A KILL

The Americano holds the distinction of being the very first drink James Bond orders. Bond, who stipulates the use of Perrier, regards it as an appropriate drink when dining at an outdoor café.

1 measure Campari, 1 measure sweet vermouth, Soda water

FOR YOUR EYES ONLY

While waiting in the Excelsior Bar in Rome, Bond orders an aperitif, the Negroni, specifying Gordon’s gin. When in Rome…

1 measure Gordon’s gin, 1 measure Campari, 1 measure Italian vermouth

THUNDERBALL, DIAMONDS ARE FOREVER, LIVE AND LET DIE

A classic cocktail forgotten in Bond’s cinematic outings. Likewise, his desire for a Scotch and Soda was lost in the film productions but it is the mixed drink he has most often in the books.

3 dashes Angostura bitters, 2 measures rye whisky, 1 sugar cube, Soda water

A variation of the Tom Collins, Bond is served one of these by his host, Emilio Largo. Refreshing, it is the ideal afternoon cocktail in the Bahamas. The drink owes its moniker to a notorious hoax that circulated in New York in 1874.

2 measures light rum, 1 teaspoon superfine sugar, 1/2 measure lime juice, Soda water

LIVE AND LET DIE

When Bond momentarily forgets the tradition of drinking ‘locally’, CIA agent Felix Leiter tells Bond to enjoy the official drink of The Big Easy: ‘Where’s your sense of adventure? This is New Orleans. Relax!’

2 1/2 measures rye whisky, 2 dashes Peychaud’s bitters, 1 dash Angostura bitters, 1 sugar cube, Absinthe, Lemon peel

THUNDERBALL, DIAMONDS ARE FOREVER

During the heyday of its popularity, the classic stinger was considered an ideal nightcap for a night out in New York. Bond has one at the 21 Club in NY.

2 1/4 measures brandy, 3/4 measure white creme de menthe

Bond, an experienced traveller, eats and drinks ‘locally’. On Goldfinger’s stud farm he accepts the offer of a Mint Julep, the traditional and satisfying drink of the Kentucky Derby.

Mint leaves, 3 measures bourbon, 2 teaspoons water, 1 teaspoon sugar

‘This drink’s my own invention. I’m going to patent it when I can think of a good name.’

3 measures Gordon’s gin, 1 measure vodka, 1/2 measure Kina Lillet, 1 large slice of lemon peel, Shaken, not stirred

DIE ANOTHER DAY

One of the few cocktails not to originate in Fleming’s novels, Bond’s affinity for muddled mint was a fitting choice for the Cuban setting.

Mint leaves, 2 measures white rum, 2 teaspoons sugar, 1/2 measure lime juice, Soda water

DIAMONDS ARE FOREVER

After being briefed by M in London, Bond stops by Scott’s for ‘dressed crab and a pint of black velvet’. Scaramanga’s choice of drink, it was first served at Brooks’s in 1861, to mourn the death of Prince Albert.


The cocktails of James Bond

It is in Casino Royale that we are introduced to James Bond’s refined drinking style. This is a man who knows what he wants, a man who has a habit of taking a lot of trouble over details.

Few stories worth reading have been written that did not contain a drink of some sort and Ian Fleming’s novels read like an extended lecture on the proper management of a drinking habit. Any evaluation of Bond would indicate serious alcohol and substance addiction – his average daily consumption of alcohol at one point is in the region of half a bottle of spirits. Not quite what you want from your top secret agent, but not to worry – as Bond reflects in Thunderball: ‘I can’t do my work on carrot juice… life’s too short’.

Although most famous for his vodka martinis, whilst on duty Bond consumes a wide variety of drinks, shaken or stirred. From champagne to beer, he has a propensity to down just about anything and everything. However, ever the gentleman, Bond always drinks to suit the occasion and location.

CASINO ROYALE, FROM RUSSIA WITH LOVE, A VIEW TO A KILL

The Americano holds the distinction of being the very first drink James Bond orders. Bond, who stipulates the use of Perrier, regards it as an appropriate drink when dining at an outdoor café.

1 measure Campari, 1 measure sweet vermouth, Soda water

FOR YOUR EYES ONLY

While waiting in the Excelsior Bar in Rome, Bond orders an aperitif, the Negroni, specifying Gordon’s gin. When in Rome…

1 measure Gordon’s gin, 1 measure Campari, 1 measure Italian vermouth

THUNDERBALL, DIAMONDS ARE FOREVER, LIVE AND LET DIE

A classic cocktail forgotten in Bond’s cinematic outings. Likewise, his desire for a Scotch and Soda was lost in the film productions but it is the mixed drink he has most often in the books.

3 dashes Angostura bitters, 2 measures rye whisky, 1 sugar cube, Soda water

A variation of the Tom Collins, Bond is served one of these by his host, Emilio Largo. Refreshing, it is the ideal afternoon cocktail in the Bahamas. The drink owes its moniker to a notorious hoax that circulated in New York in 1874.

2 measures light rum, 1 teaspoon superfine sugar, 1/2 measure lime juice, Soda water

LIVE AND LET DIE

When Bond momentarily forgets the tradition of drinking ‘locally’, CIA agent Felix Leiter tells Bond to enjoy the official drink of The Big Easy: ‘Where’s your sense of adventure? This is New Orleans. Relax!’

2 1/2 measures rye whisky, 2 dashes Peychaud’s bitters, 1 dash Angostura bitters, 1 sugar cube, Absinthe, Lemon peel

THUNDERBALL, DIAMONDS ARE FOREVER

During the heyday of its popularity, the classic stinger was considered an ideal nightcap for a night out in New York. Bond has one at the 21 Club in NY.

2 1/4 measures brandy, 3/4 measure white creme de menthe

Bond, an experienced traveller, eats and drinks ‘locally’. On Goldfinger’s stud farm he accepts the offer of a Mint Julep, the traditional and satisfying drink of the Kentucky Derby.

Mint leaves, 3 measures bourbon, 2 teaspoons water, 1 teaspoon sugar

‘This drink’s my own invention. I’m going to patent it when I can think of a good name.’

3 measures Gordon’s gin, 1 measure vodka, 1/2 measure Kina Lillet, 1 large slice of lemon peel, Shaken, not stirred

DIE ANOTHER DAY

One of the few cocktails not to originate in Fleming’s novels, Bond’s affinity for muddled mint was a fitting choice for the Cuban setting.

Mint leaves, 2 measures white rum, 2 teaspoons sugar, 1/2 measure lime juice, Soda water

DIAMONDS ARE FOREVER

After being briefed by M in London, Bond stops by Scott’s for ‘dressed crab and a pint of black velvet’. Scaramanga’s choice of drink, it was first served at Brooks’s in 1861, to mourn the death of Prince Albert.


Ver el vídeo: James Bond 007 Wallpaper Slide Show (Noviembre 2021).