Recetas de cócteles, licores y bares locales

Receta de calabacines gratinados con salsa Mornay

Receta de calabacines gratinados con salsa Mornay


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

  • Recetas
  • Tipo de plato
  • Guarnición
  • Guarniciones de verduras
  • Guarniciones de calabacín

Estos deliciosos y ricos calabacines son perfectos como entrante para una cena o como acompañamiento para acompañar un plato de carne. ¡Asegúrese de usar queso Emmental vegetariano como Président® (hecho con cuajo vegetariano) para que este sea un plato vegetariano!

15 personas hicieron esto

IngredientesPara 4 personas

  • 2 calabacines, lavados y en rodajas finas
  • 40 g de mantequilla
  • 50 g de harina común
  • 500ml de leche
  • 1 cucharadita de nuez moscada molida
  • sal y pimienta negra recién molida al gusto
  • 50g de queso Emmental rallado

MétodoPreparación: 15min ›Cocción: 30min› Listo en: 45min

  1. En una cacerola derrita la mantequilla a fuego lento y agregue la harina. Batir bien y cocinar por unos minutos, luego agregar la leche, revolviendo. Agregue nuez moscada, sal y pimienta y cocine por unos 5 minutos, hasta que la mezcla espese.
  2. Precalentar el horno a 200 C / Gas 6; mientras tanto, divide las rodajas de calabacín en cuatro latas de tartaletas redondas de 10 cm o en platos para gratinar.
  3. Retire la salsa del fuego y agregue el queso rallado. Mezclar bien y verter la salsa sobre los calabacines repartiendo uniformemente.
  4. Hornee en horno precalentado durante 30 minutos o hasta que la superficie esté ligeramente dorada; servir caliente.

Visto recientemente

Reseñas y calificacionesCalificación global promedio:(0)

Reseñas en inglés (0)


Receta de musaca griega con calabacín

Capas de calabacín, salsa de carne, queso y una bechamel cremosa crean una fabulosa cazuela del horno a la mesa. Seleccione calabacín maduro o zapallo italiano (parecen calabacines grandes) para obtener mejores resultados.


Musaca
se sirve tradicionalmente en trozos muy grandes y es un plato pesado. Sirva con ensalada verde, pan crujiente y vino tinto seco. Si alguien tiene espacio para el postre, un sorbete de frutas o un queso con frutas es una forma ligera de terminar con una nota dulce.


Gratinado de Chou-Fleur / Salsa Bechamel-Mornay

Ingredientes para la Sauce Béchamel / Mornay:

  • 75g de beurre
  • 75g de farine
  • 1 l de lait entier porté à ébullition ou à température ambiante
  • sel et poivre
  • 1 pincée de noix de muscade
  • 1 bonne poignée de fromage râpé tel que du Gruyère, du Cheddar ou du Parmesan

Ingredientes para el Gratin de Chou-Fleur:

Méthode pour la Sauce Béchamel:

Dans une casserole à hauts bords et assez large, faites fondre le beurre puis une fois que celui-ci est bien chaud, ajoutez toute la farine d'un seul coup.

A l’aide d’un fouet, travaillez le «roux» et portez-le à ébullition 1 à 2 minutes pour ne pas garder un arrière-gout de farine. Le roux doit prendre une jolie couleur dorée-brune.

Commencez à incorporer le lait (chaud ou à température ambiante pour éviter le développement de grumeaux). Le roux va s’épaissir et prendre un aspect pâteux, continuez à incorporer doucement le lait et à le travailler au fouet pour que le lait s’intègre au roux.

Petit à petit, la preparación va se détendre y prendre un aspecto uniforme. Más vous ajouterez du lait, más la Béchamel sera liquide. Ajoutez plus ou moins de lait selon la consistance désirée. Pour le gratin, il faut que la Béchamel soit suffisamment liquide pour bien couvrir le chou-fleur.

Assaisonnez de sel, poivre et noix de muscade. Si vous ajoutez du fromage après, réduisez la quantité de sel.

Portez la Béchamel a ébullition 3 à 4 minutos en remuant constamment.

Gardez de redil jusqu’à utilización. Couvrez de film transparent à contact si elle ne doit pas être utilisée dans l'heure sinon, une croûte se formera à la surface.

Méthode pour le Gratin de Chou-Fleur:

Si vous le souhaitez, vous pouvez ajoutez du fromage à la Béchamel pour en faire une Sauce Mornay. Tant que la Béchamel est chaude, incorporez-le jusqu & # 8217à ce qu’il ait totalement fondu.

Faites cuire le chou-fleur dans une grande cazuela d’eau bouillante et salée. Le chou-fleur est cuit lorsque vous pouvez le percer avec un couteau sans résistance.

Egouttez-les et garder les de redil jusqu’au moment de l’assemblage.

Préchauffez votre cuatro à 200 ° C.

Si votre Sauce est prête, versez une généreuse cuillère de service au fond d'un plat a gratin.

Versez le chou-fleur sur cette Sauce et recouvrez avec le reste de la sauce. Le chou-fleur doit être bien enrobé de sauce et uniformément réparti dans le plat.

Faites cuire le gratin au four 15-20 minutos, jusqu & # 8217à ce que le gratin prenne une jolie coloration brune en surface.

Servez tout de suite avec une bonne salade verte ou en acompañamiento d’une viande, d’un poisson.


  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento amarillo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva, más extra para engrasar
  • 1 cebolla pelada y picada
  • 3 dientes de ajo, pelados y picados
  • ½ cucharadita de orégano seco
  • Caja de 390 g de tomates picados premium Sainsbury & # 39s
  • ½ cucharada de vinagre de vino tinto
  • 150 ml de vino blanco para cocinar Sainsbury & # 39s
  • 3 calabacines medianos, cortados en círculos de ½ cm de grosor en diagonal
  • 2 berenjenas pequeñas, cortadas en rodajas de ½ cm de grosor
  • 120 g de cabra Soignon y queso # 39, cortados en rodajas de ½ cm de grosor
  • 50 g de pan duro, cortado en trozos
  • 20 g de parmesano, finamente rallado
  • Pocas ramitas de perejil fresco de hoja plana, hojas recogidas y desgarradas

Precaliente el horno a 180 ° C, ventilador a 160 ° C, marca de gas 4. Coloque los pimientos en una bandeja para asar engrasada.

Mientras el horno se calienta, ponga los pimientos por unos 20 minutos hasta que estén blandos. Retirar del horno y dejar hasta que se enfríe lo suficiente como para manipular. Cortar en rodajas gruesas, descartando el tallo, la piel y las semillas, y reservar.

Mientras tanto, caliente 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén grande de base pesada. Agregue la cebolla, el ajo y el orégano y cocine hasta que estén suaves. Agrega los tomates, el vinagre y el vino. Temporada. Reduzca el fuego y cocine a fuego lento durante 10 minutos.

Caliente una sartén antiadherente hasta que esté caliente. Asa los calabacines, las berenjenas y los pimientos por tandas hasta que aparezcan las líneas de la parrilla.

Coloque las verduras en una fuente refractaria de 1,5 litros con la salsa de tomate y el queso de cabra en rodajas.

Batir el pan y el parmesano con la 1 cucharada de aceite restante y el perejil en un procesador de alimentos hasta que estén picados y espolvorear sobre las verduras en capas.

Hornee en el horno durante 20-30 minutos hasta que esté bien cocido.

Consejo del cocinero: prepare este sabroso horneado con anticipación y luego póngalo en el congelador para una cena fácil cuando no tenga tiempo. Para congelar: Prepare hasta el paso 6 inclusive. Enfríe el plato sin hornear y luego congele. Descongele completamente y hornee por 20-30 minutos hasta que esté dorado.

* Tenga en cuenta que esta receta no es apta para vegetarianos ya que contiene parmesano.


Salsa Mornay

Ingredientes

  • 3 & # 32 cucharadas & # 32 de mantequilla sin sal
  • 1/2 & # 32 taza & # 32 cebolla cortada en cubitos
  • Sal kosher
  • 3 & # 32 cucharadas & # 32 de harina para todo uso
  • 1 & # 32 taza & # 32 de leche
  • 2 & # 32 tazas & # 32 mitad y mitad
  • 1 & # 32 hoja de laurel
  • 4 y # 32 granos de pimienta negra
  • 4 y # 32 dientes enteros
  • Nuez moscada recién rallada
  • Pimienta negra recién molida y # 32 o pimienta blanca, si está disponible
  • 1/3 & # 32 taza & # 32 queso gruyere rallado & # 32 u otro queso fuerte, como parmesano, comte o emmental

Instrucciones

Discusión de ingredientes:

Los aromas son sutiles: cebolla, nuez moscada, clavo, laurel y pimienta.

Recomendamos que use leche orgánica y mitad y mitad cuando pueda (no siempre lo hacemos). ¿Por qué? Si compara la lista de ingredientes orgánicos y no orgánicos, encontrará que el no orgánico tiene otras cosas además de leche y crema. Cosas como citrato de sodio y fosfato de disodio. No creemos que sean necesarios en salsa Mornay.

Ah, las cebollas, la hoja de laurel, el clavo y los granos de pimienta están ahí para agregar un poco de sabor a su salsa Mornay. También puede agregar otros condimentos. Quizás ajo o una pizca de curry en polvo, dependiendo de cómo planee usar la salsa.

Procedimiento en detalle:

No es necesario comprar un difusor de calor especial si ya tiene una sartén de fondo grueso (o plancha, como se muestra aquí).

Construya un difusor de calor. Entonces, ¿qué es un difusor de calor? Es simplemente un disco de metal o un rectángulo que se coloca entre el quemador y la sartén. Ayuda a distribuir el calor uniformemente por el fondo de la sartén, eliminando los puntos calientes donde la salsa se pegará y se quemará. Ahora, podrías comprar uno, pero apostamos a que ya tienes un difusor de calor en tu casa: ¡una sartén de fondo grueso! ¡Simplemente coloque una sartén de fondo grueso sobre el quemador y coloque su cacerola encima! Enciende el fuego a fuego medio, agrega la mantequilla y espera hasta que se derrita.

Trate de no dejar que las cebollas se doren, solo cocínelas hasta que comiencen a ablandarse.

Cocine las cebollas. Agregue las cebollas y cocine, revolviendo o agitando la sartén con frecuencia para que las cebollas no se doren, hasta que se vuelvan translúcidas, aproximadamente 3 minutos. No quieres que las cebollas se doren para esta salsa, es una salsa blanca, por lo que no se doran.

Remueve la harina continuamente para que no se dore.

Cocine la harina. Una vez que las cebollas estén un poco cocidas, agregue la harina y cocine, revolviendo continuamente, durante unos 2 minutos más. Una vez más, no deje que la harina se pegue o se dore. Ni siquiera un poco marrón.

Agregue los lácteos y cocine a fuego lento. Vierta la leche y la mitad y la mitad, y mezcle con la mezcla de harina (básicamente, un roux). Continúe calentando, batiendo con frecuencia, hasta que la salsa espese un poco y hierva a fuego lento.

Agrega condimentos. Una vez que hierva a fuego lento, agregue la hoja de laurel, el clavo y los granos de pimienta. Si es necesario, baje un poco el fuego y mueva la cacerola a un lado del difusor de calor para que apenas hierva a fuego lento.

Cocine a fuego lento la salsa con los condimentos durante 30 minutos para espesar e infundir sabor.

Hervir a fuego lento. Deje que la salsa hierva a fuego lento durante 30 minutos, batiendo con bastante frecuencia para asegurarse de que no se pegue al fondo de la sartén. El difusor de calor realmente ayuda a prevenir esos puntos calientes donde la salsa comenzaría a pegarse. Después de 30 minutos, retira del fuego.

Agregue nuez moscada, sal y pimienta al gusto.

Ajusta los condimentos. Agregue nuez moscada, sal y pimienta al gusto. La nuez moscada fresca es bastante asertiva, así que asegúrese de usar solo una pizca. Idealmente, solo desea un toque de nuez moscada para complementar los otros sabores.

La salsa Mornay es suave, así que cuela todas esas cebollas y especias. Después de todo, ¿quién quiere salsa de queso grumosa?

Cepa. Colar la salsa con un colador de malla fina para retirar y desechar los trozos de cebolla, los granos de pimienta, los grumos de harina, etc. Haga esto mientras la salsa aún esté caliente, para que se derrita el queso en el siguiente paso.

Usamos una mezcla de queso gruyere y parmesano. Presione una envoltura de plástico en la superficie para evitar que se forme una piel.

Batir el queso. Agrega el queso y bate hasta que quede suave. Ahora puede usar la salsa de inmediato, o puede guardarla durante unos días colocando un trozo de envoltura de plástico directamente sobre la superficie (para evitar que se forme una piel) y refrigerando. Cuando sea necesario, vuelva a calentar suavemente, agregando un poco de leche, si es necesario, para diluir.

Mañana le mostraremos lo que hicimos con un poco de nuestra salsa, es un uso tradicional de la salsa Mornay, pero uno en el que no pensamos hasta que comimos este plato cuando estábamos en San Francisco. Diremos que esta salsa Mornay fue un poco más problemática de lo que normalmente la hacemos, pero también diremos que tenía mejor sabor en todos lados. Creemos que esta podría convertirse en nuestra versión estándar de la salsa Mornay, y definitivamente la haremos para esos platos especiales. Cinco estrellas.

¿Vale la pena?

Calabacines Fritos

Ingredientes

  • 1 & # 32 calabacín mediano & # 32 cortado en trozos en forma de papas fritas
  • 1 & # 32 cucharaditas & # 32 de sal kosher
  • 1 & # 32 cucharaditas & # 32 de orégano seco
  • 1 & # 32 cucharaditas & # 32 albahaca seca
  • 1/2 & # 32 taza & # 32 de harina
  • 1 y # 32 huevo
  • 1/4 & # 32 taza & # 32 de leche
  • 1 1/2 y 32 tazas y 32 migas de pan
  • aceite de oliva
  • Parmesano finamente rallado & # 32 para decorar, opcional
  • Perejil fresco y # 32 finamente picado (para decorar, opcional)

Instrucciones

Discusión de ingredientes:

Hacemos nuestras propias migas de pan, por supuesto. No es difícil: simplemente tome un pan de un día, córtelo en cubos pequeños y hornee durante 15 a 20 minutos mientras se hornea algo más. Conviértalo en migas pulsando en un procesador de alimentos o colocándolo en una bolsa de plástico grande y triturándolo con un rodillo. Egg, free range es el camino a seguir. Aceite de oliva, lo usamos aquí, pero cualquier aceite ligero y neutro funcionará. La albahaca y el orégano son realmente sugerencias. Los usamos porque la receta original requería condimento italiano (¿está hecho de italianos?), Pero creemos que otras especias también funcionarían bien. Papas fritas al curry, ¿alguien?

Procedimiento en detalle:

Precaliente el horno a 425 ° F. Cubra dos bandejas para hornear con pergamino o tapetes de silicona para hornear.

Usamos orégano y albahaca, pero otras especias también serían buenas. Usa tu imaginación para hacer de estas tus papas fritas especiales.

Sazone las papas fritas. Coloque las tiras de calabacín en un tazón grande y mezcle con sal, albahaca y orégano. Trate de cubrir los palos lo mejor que pueda.

Una vez sazonado, rebozar con harina. Sí, arrojará un poco de esa harina, pero permitirá que el recubrimiento se vuelva crujiente. ¡Vale la pena!

Agrega harina. La harina va a actuar como una barrera entre el líquido del calabacín y la capa exterior, que se pondrá crujiente, así que agrega la harina. Puede parecer demasiado, pero en este caso es mejor que tenga más harina que muy poca. Mezcle hasta que todos los palitos estén cubiertos. Oh, solo entra ahí con tus manos y tira. Tus manos se limpiarán muy bien.

Batir el huevo y la leche. Elija un tazón ancho y plano, uno en el que pueda meter y sacar las patatas fritas fácilmente. Batir el huevo y la leche que usamos un tenedor para este paso. Pon el pan rallado en otro plato similar.

Enrolle las migajas para cubrirlas. Intente usar solo una mano para las migas y la otra para el huevo batido. Es menos complicado.

Sumerja y cubra. Configure una pequeña estación de trabajo con las papas fritas, luego la mezcla de huevo, luego las migas, luego las bandejas para hornear, para que pueda trabajar de manera eficiente. Ahora un truco. Intente, intente, lo más fuerte que pueda, sumergir el palito de calabacín en el huevo batido con una mano, luego transfiéralo al pan rallado con la misma mano, luego cúbralo con migas y transfiéralo a la bandeja para hornear con el otro mano. ¿Por qué? Es menos complicado. Si usa ambas manos para cada operación, obtendrá migas en el huevo y huevo en las migas y, antes de que se dé cuenta, parecerá que acaba de mezclar todo al principio.

Llovizna. Rocíe las papas fritas con un poco de aceite, lo que las ayudará a crujir y les dará ese crujido frito, sin la molestia de freírlas. ¡Hurra!

Coloque las papas fritas en la sartén de modo que no se toquen para obtener la máxima crujiente.

Hornear. Deslícelo en el horno y hornee durante 20 a 25 minutos, girando los moldes aproximadamente a la mitad para asegurar un horneado uniforme, hasta que la capa exterior esté crujiente y chisporroteante.

Servir inmediatamente. Colóquelos en un plato y saque & # 8217em (decorando si lo desea) antes de que se enfríen. Teníamos una guarnición de salsa marinara, así que no nos molestamos con la guarnición (además, tampoco teníamos perejil fresco).

Estos eran casi todo lo que debería ser una fritura de calabacín: crujiente por fuera, tierna por dentro. Nuestro único problema, y ​​es menor, es que, tal como están, les falta sabor. La próxima vez, agregaremos condimentos al pan rallado: cebolla en polvo, un poco de ajo en polvo, tal vez algunas semillas de apio, posiblemente un poco de pimiento rojo, porque la calabaza de verano es insípida y necesita un toque extra en los pantalones. De lo contrario, el recubrimiento es el verdadero, ligero y crujiente (también habíamos recubierto un poco con harina de maíz que también funcionó muy bien), recordándonos el recubrimiento que se usa en los palitos de mozzarella fritos y a quién no le gusta. ¿queso frito? Nos gustó tanto el recubrimiento que incluso podríamos considerar usar el mismo método al hacer okra frito. Podríamos hacer muchas más a la vez en el horno. Cuatro estrellas, hasta que el recubrimiento esté bien condimentado.

¿Vale la pena?

Salsa Mornay

Ingredientes

  • 3 & # 32 cucharadas & # 32 de mantequilla sin sal
  • 1/2 & # 32 taza & # 32 cebolla cortada en cubitos
  • Sal kosher
  • 3 & # 32 cucharadas & # 32 de harina para todo uso
  • 1 & # 32 taza & # 32 de leche
  • 2 & # 32 tazas & # 32 mitad y mitad
  • 1 y # 32 hoja de laurel
  • 4 y # 32 granos de pimienta negra
  • 4 y # 32 dientes enteros
  • Nuez moscada recién rallada
  • Pimienta negra recién molida y # 32 o pimienta blanca, si está disponible
  • 1/3 & # 32 taza & # 32 queso gruyere rallado & # 32 u otro queso fuerte, como parmesano, comte o emmental

Instrucciones

Discusión de ingredientes:

Los aromas son sutiles: cebolla, nuez moscada, clavo, laurel y pimienta.

Recomendamos que use leche orgánica y mitad y mitad cuando pueda (no siempre lo hacemos). ¿Por qué? Si compara la lista de ingredientes orgánicos y no orgánicos, encontrará que el no orgánico tiene otras cosas además de leche y crema. Cosas como citrato de sodio y fosfato de disodio. No creemos que sean necesarios en salsa Mornay.

Ah, las cebollas, la hoja de laurel, el clavo y los granos de pimienta están ahí para agregar un poco de sabor a su salsa Mornay. También puede agregar otros condimentos. Quizás ajo o una pizca de curry en polvo, dependiendo de cómo planee usar la salsa.

Procedimiento en detalle:

No es necesario comprar un difusor de calor especial si ya tiene una sartén de fondo grueso (o plancha, como se muestra aquí).

Construya un difusor de calor. Entonces, ¿qué es un difusor de calor? Es simplemente un disco de metal o un rectángulo que se coloca entre el quemador y la sartén. Ayuda a distribuir el calor uniformemente por el fondo de la sartén, eliminando los puntos calientes donde la salsa se pegará y se quemará. Ahora, podrías comprar uno, pero apostamos a que ya tienes un difusor de calor en tu casa: ¡una sartén de fondo grueso! ¡Simplemente coloque una sartén de fondo grueso sobre el quemador y coloque su cacerola encima! Enciende la hornilla a fuego medio, agrega la mantequilla y espera hasta que se derrita.

Trate de no dejar que las cebollas se doren, solo cocínelas hasta que comiencen a ablandarse.

Cocine las cebollas. Agregue las cebollas y cocine, revolviendo o agitando la sartén con frecuencia para que las cebollas no se doren, hasta que se vuelvan translúcidas, aproximadamente 3 minutos. No quieres que las cebollas se doren para esta salsa, es una salsa blanca, por lo que no se doran.

Revuelva la harina continuamente para que no se dore.

Cocine la harina. Una vez que las cebollas estén un poco cocidas, agregue la harina y cocine, revolviendo continuamente, durante unos 2 minutos más. Una vez más, no deje que la harina se pegue o se dore. Ni siquiera un poco marrón.

Agregue los lácteos y cocine a fuego lento. Vierta la leche y la mitad y la mitad, y mezcle con la mezcla de harina (básicamente, un roux). Continúe calentando, batiendo con frecuencia, hasta que la salsa espese un poco y hierva a fuego lento.

Agrega condimentos. Una vez que hierva a fuego lento, agregue la hoja de laurel, el clavo y los granos de pimienta. Si es necesario, baje un poco el fuego y mueva la cacerola a un lado del difusor de calor para que apenas hierva a fuego lento.

Cocine a fuego lento la salsa con los condimentos durante 30 minutos para espesar e infundir con sabor.

Hervir a fuego lento. Deje que la salsa hierva a fuego lento durante 30 minutos, batiendo con bastante frecuencia para asegurarse de que no se pegue al fondo de la sartén. El difusor de calor realmente ayuda a prevenir esos puntos calientes donde la salsa comenzaría a pegarse. Después de 30 minutos, retira del fuego.

Agregue nuez moscada, sal y pimienta al gusto.

Ajusta los condimentos. Agregue nuez moscada, sal y pimienta al gusto. La nuez moscada fresca es bastante asertiva, así que asegúrese de usar solo una pizca. Idealmente, solo desea un toque de nuez moscada para complementar los otros sabores.

La salsa Mornay es suave, así que cuela todas esas cebollas y especias. Después de todo, ¿quién quiere salsa de queso grumosa?

Cepa. Colar la salsa con un colador de malla fina para retirar y desechar los trozos de cebolla, los granos de pimienta, los grumos de harina, etc. Haga esto mientras la salsa aún esté caliente, para que se derrita el queso en el siguiente paso.

Usamos una mezcla de queso gruyere y parmesano. Presione una envoltura de plástico en la superficie para evitar que se forme una piel.

Batir el queso. Agrega el queso y bate hasta que quede suave. Ahora puede usar la salsa de inmediato, o puede guardarla durante unos días colocando un trozo de envoltura de plástico directamente sobre la superficie (para evitar que se forme una piel) y refrigerando. Cuando sea necesario, vuelva a calentar suavemente, agregando un poco de leche, si es necesario, para diluir.

Mañana le mostraremos lo que hicimos con un poco de nuestra salsa, es un uso tradicional de la salsa Mornay, pero uno en el que no pensamos hasta que comimos este plato cuando estábamos en San Francisco. Diremos que esta salsa Mornay fue un poco más problemática de lo que normalmente la hacemos, pero también diremos que tenía mejor sabor en todos lados. Creemos que esta podría convertirse en nuestra versión estándar de la salsa Mornay, y definitivamente la haremos para esos platos especiales. Cinco estrellas.

¿Vale la pena?

Sopa de pescado colada (Soupe de poisson)

De Dominar el arte de la cocina francesa, Volúmenes I y II Dominar el arte de la cocina francesa, Volúmenes I y II de Julia Child y Louisette Bertholle y Simone Beck

¿Está seguro de que desea eliminar esta receta de su biblioteca? Al hacerlo, se eliminarán todos los marcadores que ha creado para esta receta.

  • Categorías: Sopas Mediterránea
  • Ingredientes: pescado entero puerros espaguetis pasta tomates perejil hojas de laurel tomillo azafrán ajo semillas de hinojo cáscara de naranja seca
  • Acompañamientos:Croûtes Salsa de ajo, pimiento y ají (Rouille)

Salsa de ajo, pimiento y ají (Rouille)

De Dominar el arte de la cocina francesa, Volúmenes I y II Dominar el arte de la cocina francesa, Volúmenes I y II de Julia Child y Louisette Bertholle y Simone Beck

¿Está seguro de que desea eliminar esta receta de su biblioteca? Al hacerlo, se eliminarán todos los marcadores que ha creado para esta receta.

  • Categorías: Salsas para pescado francés
  • Ingredientes: pimientos rojos chiles patatas ajo albahaca

Texto de los editores

El regalo perfecto para cualquier seguidor de Julia Child y cualquier amante de la comida francesa. Este conjunto en caja reúne Dominar el arte de la cocina francesa, publicado por primera vez en 1961, y su secuela, Dominando el arte de la cocina francesa, volumen dos, publicado en 1970.

El Volumen Uno es el libro de cocina clásico, en su totalidad: 524 recetas.
"Cualquiera puede cocinar a la francesa en cualquier lugar", escribieron Mesdames Beck, Bertholle y Child, "con la instrucción adecuada". Y aquí está el libro que, durante casi cincuenta años, ha estado enseñando a los estadounidenses cómo hacerlo.

Dominando el arte de la cocina francesa es tanto para cocineros experimentados como para principiantes que aman la buena comida y desean reproducir en casa las sabrosas delicias de la cocina clásica, desde las históricas obras maestras galas hasta la perfección aparentemente ingenua de un plato de guisantes verdes primaverales. Las técnicas aprendidas en este hermoso libro, con más de cien ilustraciones instructivas, se pueden aplicar a recetas en todos los demás libros de cocina franceses, haciéndolos infinitamente utilizables. Al recopilar los secretos de los famosos chefs de Cordon Bleu, los autores produjeron un magnífico volumen que sigue ocupando un lugar de honor en las cocinas estadounidenses.

El volumen dos es la secuela del gran clásico de la cocina, con 257 recetas adicionales.
Tras la publicación del célebre Volumen Uno, Julia Child y Simone Beck continuaron buscando y probando nuevas recetas entre los platos clásicos y las especialidades regionales de Francia: cocinar, conferenciar, degustar, revisar, perfeccionar. De sus descubrimientos hicieron, para el Volumen Dos, una brillante selección de precisamente aquellas recetas que no solo se suman al repertorio sino, sobre todo, llevan al lector a un nuevo nivel de dominio del arte de la cocina francesa.

Cada una de estas recetas se elabora paso a paso, con la claridad y precisión que son la esencia del primer volumen. Cinco veces más dibujos que en el Volumen Uno hacen que las instrucciones sean aún más claras.

Quizás el logro más notable de este volumen es que hará que los estadounidenses sean más expertos que sus contemporáneos franceses en dos áreas supremas de la cocina: la repostería y la charcutería. En Francia, se puede recurrir a la panadería local para obtener pan recién horneado y horneado por expertos, o a la charcutería del vecindario para patés, terrinas y salchichas. Aquí, la mayoría de nosotros no tenemos más remedio que crearlos por nosotros mismos.
¡Buen provecho!


Ver el vídeo: ZUCCHINI AND POTATO CASSEROLE. chessy baked potato and zucchini casserole recipe. zucchini gratin (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Cort

    Creo que permitirás el error. Escríbeme en PM, lo manejaremos.

  2. Kigalar

    El mensaje autoritario :), seductoramente ...

  3. Tauzragore

    En mi opinión, esto es obvio. Te aconsejo que pruebes google.com

  4. Akinozshura

    La mañana es más sabia que la tarde.

  5. Dawson

    Bravo, genial idea

  6. Gunther

    Está bien dicho.

  7. Tebar

    Está usted equivocado. Propongo discutirlo.

  8. Hickey

    Estoy seguro, lo que ya se discutió.

  9. Than

    Entre nosotros diciendo.



Escribe un mensaje