Recetas de cócteles, licores y bares locales

Papas Yukon Gold A La Parrilla Con Schmaltz

Papas Yukon Gold A La Parrilla Con Schmaltz

Porciones

Octubre de 2009

Ingredientes

Preparación de recetas

Contenido nutricional

Una porción contiene lo siguiente: Calorías (kcal) 207.9% Calorías de grasa 32.9 Grasa (g) 7.6 Grasa saturada (g) 2.3 Colesterol (mg) 6.3 Carbohidratos (g) 32.5 Fibra dietética (g) 2.9 Azúcares totales (g) 1.4t Carbohidratos netos (g) 29.6t Proteínas (g) 3.0t

Sección de Reseñas

Reseñas

CONSIGUE LA REVISTA

Logotipo de BABuen provecho

Regístrese en el Bon Appétit

Boletin informativo

Se utilizará de acuerdo con nuestro acuerdo de usuario y política de privacidad.

Más de Bon Appétit

recetaTomate con mantequilla y arroz especiado con canela2020-08-11T09: 00: 00.000Z

recetaPasque de queso quemado vasco2019-01-24T15: 00: 00.000Z

recetaEl mejor pesto de nuestro sitio2018-08-21T11: 00: 00.000Z

Logotipo de BABuen provecho
  • Servicios de suscripción
  • Póngase en contacto con Bon Appétit
  • Reimpresiones / Permisos
  • Inscríbase al boletín
  • Ayuda de accesibilidad
  • RSS Feeds
  • Mapa del sitio
  • Tienda Condé Nast
  • Carreras
  • Bon Appétit Media Kit

Food Innovation Group: Bon Appétit y Epicurious
© 2020 Condé Nast. Reservados todos los derechos.
El uso y / o registro en cualquier parte de este sitio constituye la aceptación de nuestro Acuerdo de usuario (actualizado el 1/1/20) y la Política de privacidad y Declaración de cookies (actualizado el 1/1/20).
Bon Appétit puede obtener una parte de las ventas de los productos que se compran a través de nuestro sitio como parte de nuestras asociaciones de afiliados con minoristas.
Sus derechos de privacidad en California
El material de este sitio no puede ser reproducido, distribuido, transmitido, almacenado en caché o utilizado de otra manera, excepto con el permiso previo por escrito de Condé Nast.


71 de nuestras recetas de papa favoritas

Cuando se trata de patatas, no discriminamos. Triturados, asados, fritos o guisados, los comeremos felices todas las noches de la semana. Aquí están 71 de nuestras reconfortantes recetas de papas favoritas para agregar a su próxima comida.


¿Que hay para cenar? (Parte 59)

Los planes para la cena de esta noche son dudosos. Tengo un lomo envuelto en tocino esperando a ser asado, pero el Sr. Oficial tiene una función de empresa, y Middle Son puede o no estar en casa. Y todavía estamos en la agonía de limpiar la casa de alquiler, sin aire acondicionado, así que puedo deslizarme allí esta noche y enchufarme unas horas en lugar de cocinar. La buena noticia es que ya tenemos inquilinos alineados. La mala noticia es que el fin de mes se acerca rápidamente y ahora estoy donde deberíamos haber estado el día en que se mudó el último inquilino: cambiando bombillas, limpiando ventanas, reparando pantallas y ajustando cosas. Vive y aprende.

Si puedo encontrar una buena fuente local, puede que esté hasta el cuello con maíz este fin de semana. Realmente me gustaría tener un poco de crema de maíz en el congelador para este otoño e invierno, y la temporada local de maíz dulce está a punto de alejarse de mí.

Entonces, ¿qué se está cocinando en sus cocinas?

Hay una historia divertida sobre un hombre que seguía quejándose de que las bolas de matzá de su esposa no eran como las de su madre. Su esposa los hizo usando todas las variaciones que se le ocurrieron y él todavía no estaba feliz. Un día se le cayó el fondo de la caja de comida de matzá, pero pensó que bueno, y siguió adelante e hizo las bolas de matzá de todos modos. Eran sólidos como una roca y yacían en el fondo mientras se cocinaban, pero cuando los sirvió, su esposo puso los ojos en blanco y dijo: "¡Un milagro! ¡ESTO es como el de mamá!"

Pero eso fue solo una historia, ¡la tuya es verdad! ¡Estoy impresionado!

Esta noche saldremos a comer pizza con amigos.

Después de congelar y enlatar una fanega de maíz dulce esta tarde con la ayuda de DH, la cena será pimientos poblanos rellenos del suroeste, tomates en rodajas y pepinos. El maíz y los pepinos fueron "obsequios" de los desbordados huertos vecinos, los chiles poblanos y los tomates de nuestro huerto.
Soy de la opinión de que las albóndigas deben ser ligeras y esponjosas, DH normalmente prefiere el pollo y los fideos caseros a las albóndigas. Disfruto leyendo y escuchando los diferentes giros "regionales" de los alimentos.

Cuando era recién casada, pensé que impresionaría a mi esposo con una sopa de verduras porque su mamá "hacía lo mejor". La llamé para verificar y encontré que todo lo que usaba eran verduras enlatadas. Antes de colgar, me dijo que usaba macarrones en la sopa en lugar de papas. Como solo había hecho mi sopa de mamá y tú la cocinaste todo el día, tiré todo en la olla de barro antes de irme al trabajo. Nadie me había dicho qué pasa con los macarrones cuando se guisan todo el día. Estaba mortificado, pidió una pizza para nosotros. Desde que preparo sopa, me surgen los nervios con la pregunta: "¿Hay macarrones en ella?".

Creo que Mueller's solía hacer fideos de papa. Piensa que irían muy bien en el puchero.

Excelente lectura aquí mientras se espera que se enfríe la segunda carga de enlatadora. Mi MIL hizo las bolas de matzá más duras e insípidas que se puedan imaginar. Los de mi madre eran tan sabrosos (ella usaba schmaltz y yo también) y les gustaba el aire. MIL abrió latas de caldo de pollo salado Swansons, echó hojuelas de perejil seco y ajo en polvo y lo llamó sopa. Mi mamá guisó, no uno, sino dos pollos. Ella insistió en que se necesitaban dos pollos para obtener un caldo rico. Esos pollos se cocieron a fuego lento durante horas con cebollas, apio y zanahorias. Después de guisar y deshuesar los pollos y desgrasar el caldo, se añadió perejil de hoja plana. Mi mamá era una gran cocinera. En realidad, fue excelente en todo lo que asumió. Tenía un clon de Gordon Ramsey / Coco Chanel por mamá. Intenté aprender a cocinar como ella y a ser madre como mi MIL.

Adoré a mi MIL. Ella era una persona tan positiva. Pensó que sus tres hijos y tres DIL colgaban de la luna. Yo fui el primer DIL y más cercano a ella. También estaba cerca de los GMIL (grandes de SO). Después de todo lo que escuchaste sobre los suegros, fue una experiencia increíble ser tan amado por toda una familia.

Creo que por eso me casé con mi esposo, porque es muy bueno para dejarme probar nuevas recetas. Crecí comiendo las mismas 5-6 comidas una y otra y otra vez. Prometí no hacer lo mismo cuando estuviera solo. Así que probamos nuevas recetas todo el tiempo. Esta noche es ensalada de col rizada, con edamame, arándanos, queso feta y nueces, cubierta con un bistec.

¡Amo todas las historias familiares! Mi DH se comerá todo lo que haga. Simplemente pone mayonesa en el 99% de los platos. He decidido que no es mi cocina. Son sus catadores. :-)

Esta noche otra tarta de calabaza en el horno. La cena fue un tomate con ensalada de atún. ¡Fresco, rápido y delicioso!

Hice un pastel de tomate después de llenar cinco bandejas en mi deshidratador con tomates. Encontré una divertida receta de pan rápido para pan de queso con tocino y calabacín. Le eché algunos jalapeños frescos y realmente fue genial. Tiene calabacín por lo que tiene que ser saludable ¿no?

jajaja, acabo de encontrar una receta de pastel de calabacín de chocolate en el catálogo de penzey. Se ve muy bien. Y tiene calabacín :-)

Todo el mundo come pastel de calabacín de chocolate bastante bien, aquí :)

Yo soy de la categoría de bolas de matzá pequeñas, pero ligeras y esponjosas "flotantes". Y los míos son vegetarianos, lo que probablemente sea una especie de herejía. Mi tía de noventa y tantos años incluso se los comerá. Incluso ella admite que no son tradicionales pero no "pesados ​​como las rocas". Es como el latke hecho con batatas y calabacín, cubierto con puré de manzana y / o crema agria y nueces. No es tradicional, no lo serviría para una comida navideña cuando la tradición importa, pero cualquier otro día, mírala comer cinco o seis latkes para el almuerzo. jajaja

DH se siente mejor. El Dr. dijo que es algo sobre sus senos nasales y sus alergias.

La cena consistió en pasta con tomates cherry, aceite de oliva, ajo y salchicha de pollo.

cena sencilla anoche: bife de costilla a la parrilla con judías verdes de la huerta cocinadas con papas rojas. Un buen trozo de queso azul en el bistec. Una botella de Merlot para acompañarlo todo.

Tenía una buena amiga que, recién casada, trató de impresionar a su esposo con un asado. Dijo que era bueno, pero no tan bueno como. sabes. Ella siguió intentándolo y él siguió fallando a sus esfuerzos. Una tarde, su MIL vino a visitarla y suplicó su receta, MIL dice: Aquí, le mostraré cómo. Y procedió a hacer el asado y meterlo al horno. Dicho, solo agregue algunas verduras aproximadamente una hora antes de que esté listo y listo. Entonces ella lo hizo. Sirvió al hombre. Escuché la misma vieja crítica. Con alegría le dijo que su madre lo hizo. Nunca volví a comentarlo. Pensamos que esto era solo un puntazo. Cuando llamábamos a su casa y él respondía, le preguntábamos qué había para cenar. Solo somos malos de esa manera.

Me quedaban dos chuletas de cordero de Nueva Zelanda, así que preparé un curry de cordero y coco. Comencé con solo cordero cortado en cubitos, y muchas cebollas, ajo y un poco de apio, pensé que se veía un poco aburrido, así que cerca del final puse un poco de zanahoria y guisantes de las galletas de azúcar que se volvieron demasiado grandes, el condimento de curry y leche de coco sin azúcar. Servido sobre arroz basmati. Fue un ganador. Me dio acidez de estómago como no lo creerías, ¡pero valió la pena! Casi nunca los comentarios lo declararon delicioso.

No planté ni un solo calabacín este año. y mi berenjena simplemente ha desaparecido. Estoy comiendo demasiadas judías verdes y es posible que tenga que empezar a encurtirlas. No me gustan especialmente los enlatados.

Cazuela de atún esta noche, nada particularmente gourmet. DH lo quería. * se encoge de hombros * Tendré sobras de cereales integrales mezclados y verduras asadas.

Hoy no trabajo, así que estoy usando mi olla a presión para preparar algunos artículos con anticipación. El primer artículo son seis libras de frijoles blancos y pintos con trozos de jamón y ajo, sal y pimienta. Estos se colocarán en bolsas de congelador para usar en los días en que necesite una comida rápida.

También voy a cocinar a presión 8 libras de colilla de cerdo con humo líquido, ajo, sal, pimienta y una pequeña cantidad de salsa BBQ. Esto se extraerá y se congelará en bolsas de vacío / sellado para futuros sándwiches de barbacoa y demás.

Cena esta noche Sándwiches de tocino y tomate con tomates frescos de la huerta.

Tengo una olla de cocción lenta para el chili de cerdo. Los frijoles se están remojando. Se unirá con la salsa de tomate asado en un par de horas y se terminará en la estufa. Congelaré la mayor parte para mi papá.

Se suponía que el clima estaba podrido, así que planeaba hacerlo de nuevo hoy. Después de completar una carrera de despensa de alimentos para voluntarios temprano en la mañana, me dejé caer por el mercado internacional. Compré dos docenas de mazorcas de maíz por $ 2 y voy a lata de maíz en crema. También es necesario reabastecer los frijoles enlatados para que se remojen rápidamente ahora.

1 # hijo (pesaba una libra y es el más joven) viene para ayudar a resolver un problema con el Land Cruiser, el hijo # 1 "puede" regresar con el GS # 1 de su semana de campamento de montaña y DD y la tripulación están por alguna parte . Teniendo en cuenta los números posibles pero inciertos para la cena, y que he comenzado este proyecto de enlatado, estoy optando por la pizza.

Este mensaje fue editado el 23 de julio de 2014 a las 11:47 p.m.

Compartiendo una foto de la ensalada de anoche que incluía aguacate, queso feta, tabouli, cebollas asadas y berenjenas. Tengo el maíz descascarado, pero eso es todo. Procesará maíz crema mañana seguro. En su lugar, decidí enlatar dos cargas de frijoles. Sigo con esa segunda carga. Es una molestia, pero catorce cuartos de galón de frijoles sin sal en vidrio versus latas forradas de plástico, por menos de cuatro dólares, merecen la pena.

¿Qué puedo hacer con un excedente de berenjena? Las lluvias durante todo el verano han hecho que mis berenjenas sean superproductoras, no lo suficiente para vender en el mercado, pero mucho más de lo que puedo cocinar.

¡Tanto la caponata como la baba ganoush se congelan genial! Maravilloso para sacar para aperitivos instantáneos. También proceso la caponata en baño de agua, pero la guardo en el refrigerador porque no hay una receta legítima para conservarla que yo sepa. El vinagre y el azúcar en la caponata lo hacen como muchos otros aderezos para baños de agua, aunque me detendré antes de decir que sería seguro en el estante.

Joy, rebano berenjena, la pongo en bandejas, la pinto con aceite de oliva y la horneo parcialmente. Luego pongo las bandejas en el congelador y una vez que todo está congelado, quito los círculos y los meto en bolsas Ziploc con papel encerado separando las capas. Lo guardo en el congelador y es bueno para berenjena, parmesano y moussaka, o cualquier otra cosa, en realidad.

Mis bolas de matzá son muy ligeras y esponjosas también. Meezersfive, ¡me encanta tu historia de la carne asada! Sirve bien al chico.

Olvidé decir que hoy fuimos a la playa y luego a un restaurante frente al mar para comer langosta. Aparentemente hay un exceso de ellos en este momento y una cena de libra por libra y un cuarto de langosta costaba $ 14.95. ¡Mmm!

¡Ojalá estuviera más cerca de la playa para conseguir algunas de esas langostas!

Tuvimos un corte de energía, así que comimos un poco del chile que le hice a papá. (Esperamos unos 45 minutos antes de encender el generador. Tenía demasiada hambre para esperar. Jajaja) O podría decir que probamos el sabor del chile que hice para mi papá. Es bueno.

$ 1 la docena de maíz? Estoy verde de envidia. Nuestro FM quiere $ 5 la docena.

El maíz cuesta 3 por $ 1 aquí. ¡¡Este año los productos son más baratos y abundantes !! 1 Bueno también. Los arándanos son baratos aquí. El tamaño de un cuarto es de 2 por $ 5,00. Las fresas son incluso más baratas.

Edens parece tener la mejor oferta en maíz, Terry. Su publicación me inspiró a enlatar maíz. El mercado internacional sacrifica la producción varias veces al día. Algunas orejas son perfectas, pero medio peladas por clientes curiosos y otras no están completamente llenas. Las verduras vienen en bolsas grandes como las que se usan para las coles. No puedes recoger y elegir orejas. Había bolsas de quingombó chino (parece un calabacín grande), berenjenas japonesas e italianas, pepitas de escabeche y más. Cada bolsa costaba menos de tres dólares. Me encanta cuando los pimientos están en la mesa porque a menudo se embolsan como un popurrí.

Laurel, lo hizo. y si pudiera convencerla de que descascara, batiera y congelara otro celemín para que lo recogiera más adelante este año, lo haría. Por desgracia, no tengo influencia. no puedo hacer más lindos nietos para atraerla :-)

Lo siento Terry, no tengo espacio en el congelador, conservé 9 pintas del mío debido al problema del espacio, aunque preferimos que esté congelado.
¿Por qué siempre me siento obligado a limpiar el congelador a mediados del verano en lugar de seguir con el programa en la primavera?

¿Eso significa que Terry y Eden están relacionados?

Creo que tiene mucho sentido limpiar el congelador en verano. He estado trabajando en los productos del año pasado y ahora estoy usando lo último de la salsa de tomate asado con cuidado. esperando para estar seguro de que la nueva cosecha estará adentro antes de que yo esté completamente agotado. Ahora solo queda una pinta (después de que use una para cenar esta noche).

Tiré todas las judías verdes. ¡Vienen ahora en grandes cantidades!

Lo son, Tam. ¿No puedes saberlo por el hilo conductor de la laboriosidad?

Terry, definitivamente diría que es amor incondicional si Edens hiciera eso por ti. Esta es la primera vez que enlato maíz. Se tarda una eternidad en preparar y el mismo tiempo en procesar. Tengo trece pintas en la enlatadora. Debería hacer algo con ese cajón lleno de pepinos, pero si empiezo, ese es el día.

Tammy, desafortunadamente mi congelación profunda en el garaje y en Kansas ¡hace CALOR! Por lo tanto, me quejo hasta que el clima se enfría.
Laurel, solía ayudar a mi MIL lata de maíz (por supuesto durante la parte más calurosa de julio) algo así como 6 o 7 enlatadoras llenas, y sin aire acondicionado. ¡Ahora parece muy fácil trabajar en una cocina con aire acondicionado y tengo que admitir que DH fue de gran ayuda!
Es probable que la comida de esta noche quede sobre costillitas de anoche y una amplia variedad de verduras frescas para elegir.

Si. También viajan a los mismos lugares al mismo tiempo. :-)

Ha hecho calor aquí los últimos días, pero hoy es agradable en KC.

El maíz aquí cuesta $ 1 por 6 y delicioso.

No hay mucho que hacer en cuanto al jardín. DH ha estado revisando una de las sandías para ver si está madura. Recibimos algunos tomates todos los días. Debería estar plantando los cultivos de otoño y, en cambio, he estado haciendo llamadas preguntando por qué una cuenta de jubilación de repente perdió muchos ceros. Algo sobre el error de cálculo que ejecutaron dos veces el mes pasado.

¿Alguien tiene una idea de qué melón o calabaza tiene un exterior difuso, verde y ovalado cuando es joven?

Glotón por el castigo que soy, procedí a hacer y puedo disfrutar de pepinillos en vinagre. Las tapas se están sellando ahora. Mientras tanto, el maíz "cremoso" no se ve nada cremoso. Parece maíz enlatado normal, aunque raspé esas mazorcas hasta que salieron chispas. Pensé que el tiempo de procesamiento mucho más largo descompondría el almidón y lo haría cremoso, pero nooo. Bueno, se ve bien y estará bien para mi uso. Cualquier comentario o consejo será apreciado, Edens. Usé la receta de un Libro Azul actual. Entonces, sobre este tema, pero fuera de tema para la cena, ¿usó una enlatadora cuando enlató con su MIL o comió varias? ¿Cómo es posible envasar tantas cargas en un día?

Ayer conseguí una libra de camarones de cabeza grande en el mercado y haré un ceviche similar a este http://allrecipes.com/recipe/shrimp-salsa/ Lo preparo con muchos trozos de aguacate y nuestro limón en escabeche ligeramente picante pimientos también. Eso y una baguette tostada de Whole Foods bañada en aceite de oliva de reserva especial y ajo asado, más un trozo de queso apestoso por determinar (probablemente gorgonzola) nos harán sonreír. O tal vez sea el vino.

Hice frijoles dilly esta tarde y había una brisa decente, así que no necesitaba aire acondicionado. No soy un glotón para el castigo, así que saldremos a comer hamburguesas. Tengo que buscar la receta de mi DSM para el condimento de maíz mientras el maíz está fresco y razonable.

Recuerdo mi DSM y su DS enlatados en el calor del verano en una estufa de leña, esa cocina estaba más caliente que una sauna. La mantequilla en el plato sobre la mesa era solo un charco. Los niños sabíamos lo suficiente como para permanecer lejos para que no nos pusieran a trabajar, así que nos ofrecimos a recoger bayas.

Bien. He confirmado que mis judías verdes leñosas / fibrosas son las judías arbustivas reliquia de Blue Jay que le compré a mi madre. No iba a plantarlos este año, pero no pude encontrar el otro tipo que había comprado. Entonces. todos entrarán en sopas hasta que se acaben.

¡Estoy asombrado de todo el enlatado que está pasando! Incluso si está en el aire acondicionado de una cocina moderna.

Digger, hice tus albóndigas. Se veían hermosos, pero eran duros y no esponjosos. Creo que debo haber mezclado demasiado la masa. Déjame arruinar una receta tan sencilla. Lo intentaré de nuevo la próxima vez que cocine un pollo.

Hoy estuve hablando con un amigo cuyos SIL de México son huéspedes de la casa. Ella elogió lo buenos cocineros que son. Ella me estaba diciendo que uno de sus dichos era "usar una mano amable". Después de hacer bolas de masa dura, necesitaba escuchar eso.

Laurel, sospechaba que la respuesta para el maíz enlatado más cremoso era cortarlo parcialmente en lugar de todo el grano, luego raspar el resto en los granos enteros:
http://chickensintheroad.com/farm-bell-recipes/cream-style-corn-to-can-or-freeze/
Sí, MIL usualmente usaba dos enlatadoras, recuerdo que descascaramos una gran pila de maíz en el patio trasero en una rejilla de heno, ¡y nos mudamos a la casa donde las moscas no eran tan malas!
Hace que enlatar y congelar los productos del jardín hoy en día parezca mucho más fácil para poder trabajar donde hace más fresco y solo hay una molesta mosca ocasional.
Pen, este hilo me ha dado hambre de albóndigas, tendré que romper y arreglar algunas el primer día de la semana.

Descubrí en la última discusión que las albóndigas que hago son las mismas que las albóndigas Digger, pero agrego un poco de mantequilla derretida y tal vez hierbas o queso si me apetece. Apenas mezcle la masa y no los cocine demasiado o estarán duros. No los comeré, pero a otras personas les gustan mucho. Especialmente albóndigas de queso cheddar y hierbas en sopa de verduras.

Hice una barbacoa anoche. Chuletas de cerdo a la parrilla y puré de papas (papas Yukon Gold de la huerta asadas con aceite de oliva y sazonadas con cebolletas frescas, romero, tomillo y salvia, servidas con sal, pimienta y un poco de crema agria encima). El resto de la comida consistió en remolacha blanca y una ensalada de lechuga con Miracle Whip / salsa de pescado / aderezo de jugo de limón. Pan de masa madre de ajo / cebolla con aceite de oliva al lado. ¡Bien!


Pollo asado con repollo schmaltzy

No sabía que necesitaba un nuevo pollo asado en mi vida cuando Helen Rosner, la corresponsal ambulante de comida de New Yorker y una persona fascinante, publicó en su Instagram hace unos fines de semana que no tenía sus verduras habituales. para poner debajo de su pollo asado, por lo que estaba usando repollo en su lugar. Sin embargo, la noche siguiente, yo también, más dos veces desde entonces, y probablemente una vez más antes de que termine esta semana y tengo el presentimiento de que no estaré solo. Rosner ganó un premio James Beard por un ensayo que todavía cito habitualmente a mis hijos (& # 8220pero las ofertas de pollo no tienen terruño! & # 8221 porque vivimos en tierra opuesta donde no les gustan pero a mí sí & # 8212 pero esa & # 8217 es una entrada de blog completamente diferente) porque me deleita mucho. Hace un año, casi rompió Internet cuando dijo que le gusta usar un secador de pelo para obtener la piel de pollo más crujiente. Todo lo que digo es que cuando Rosner habla de pollo, encuentro una buena razón para sintonizarme.


Mira, me gusta mucho el repollo. Nunca me atormentaron con él cuando era niño, por eso me encanta con el abandono de quien lo elige. Me gusta en ensaladas. Me gusta en escabeche. Me encanta asado. Pero incluso si tú no eres yo, incluso si tienes dudas sobre el repollo, creo que encontrarás repollo cocinado lentamente en goteos de pollo con mantequilla salada hasta que se carbonice en los bordes y se caramelice por todas partes, la causa de las peleas en la cena sobre quién. consiguió los mejores trozos de repollo (!) & # 8212 para ser lo mejor para comer con pollo asado desde patatas.

Esta receta tiene cinco ingredientes y dos son sal y pimienta, que, como, ni siquiera cuentan en el lenguaje del conteo de ingredientes. El resto & # 8212 un pollo, repollo y mantequilla & # 8212 están hechos para un tiempo como este, cuando muchas tiendas de comestibles pueden estar insuficientemente abastecidas, los presupuestos pueden reducirse y estirarse, y tratamos de averiguar cómo hacer menos con más , todo mientras anhela comidas profundamente acogedoras y gratificantes. Yo nomino esto.

Previamente

Pollo Asado con Repollo Schmaltzy

  • Porciones: 4
  • Tiempo: 1 hora
  • Fuente: Inspirado por Helen Rosner
  • 1 repollo verde grande (2 1/2 libras)
  • Salpicaduras de aceite, de cualquier tipo
  • Sal kosher
  • Pimienta negra recién molida
  • 1 pollo entero (aquí se muestra 3 libras)
  • 4 cucharadas de mantequilla sin sal, derretida
  • Un limón, si lo desea, para servir (nunca usamos el nuestro)
    Caliente su horno a 450 grados F. Corte a la mitad el repollo y corte cada mitad en losas de 1 a 1,5 pulgadas de grosor. Cubra muy finamente el fondo de una sartén para horno * de 12 pulgadas o una bandeja para hornear equivalente con aceite, solo para evitar que el repollo se pegue antes de que goteen los jugos. Coloque las rodajas de repollo en la sartén como si estuviera haciendo un mosaico, cortando las piezas según sea necesario para que encajen bien. Sazone el repollo con sal y pimienta. Seque el pollo con palmaditas y frótelo o cepíllelo con 1 cucharada de mantequilla. Sal y pimienta generosamente el pollo por todas partes (yo uso una cucharada de sal kosher Diamond en mi ave de 3 libras y uso la mitad de otra marca). Coloque la pechuga de pollo hacia arriba sobre el repollo y ase durante 45 a 60 minutos, cubriendo el ave y el repollo con mantequilla varias veces. El pollo está listo cuando un termómetro insertado en la parte más gruesa de la pechuga marca 155 grados, o 165 grados para el muslo. Si su pollo es mucho más grande y le parece que se está oscureciendo demasiado para su gusto, reduzca el fuego a 425.

Levante el pollo del repollo y colóquelo en un plato (o bandeja caliente) para que descanse. Voltee cada sección de repollo con cuidado en la sartén, acomodándolos nuevamente, y regrese la sartén al horno durante 5 a 10 minutos a 450 grados, hasta que los bordes estén muy oscuros. Sazone con más sal y pimienta si es necesario.


Ñoquis en caldo de tomate

Me doy cuenta de que cuando se trata de comida de enero & # 8212 palitos de zanahoria, sopa, legumbres y otras cosas que sospecho, siendo la tercera semana del mes, ya te estás cansando de & # 8212 ñoquis, pasta espesa parecida a una bola de masa hecho de patatas, apenas hace el corte. De hecho, ni siquiera está invitado a la fiesta, no tiene lugar entre los que se ven en el sudor, los bombea, los aeróbicos altos y # 8230 está bien, tal vez mi cerebro pasó de largo y los intentos más sinceros de reequilibrio inspirado en la resolución. 8221 a un video de Richard Simmons, alrededor de 1982. Estas cosas, suceden.


Pero un batido de col rizada, manzana y jengibre, los ñoquis no lo es. Y, sin embargo, este plato de The Smitten Kitchen Cookbook es una de mis cosas favoritas para hacer después de un mes de glotonería navideña porque es ligero y abundante, pero lo suficientemente cálido para el día más frío. Lo que pasa con los ñoquis es que está tan plagado de reputación de ser malo para ti que se presume que si te lo estás comiendo, tus arterias / circunferencia / sentido de la proporción ya deben estar condenados. dejemos & # 8217s simplemente sirva el queso azul, está bien? Y, de hecho, la mayoría de los restaurantes lo servirán con mantequilla, crema, queso y otros ingredientes ricos, como trufas, probablemente con más mantequilla. No es lo mío, creo que tales preparaciones arruinan la delicadeza que está en el corazón de los ñoquis perfectos, que son ligeros como una pluma, como una bola de masa y se aprecian mejor en un charco de caldo de sabor intenso. Es cierto: convertí el clásico italiano de ñoquis y salsa roja en un riff de sopa de bolas de matzá, y ni siquiera lo siento un poco.


Por supuesto, esperar hasta el tercer párrafo para argumentar que los ñoquis caseros ligeros como una pluma son factibles y valen la pena en casa es similar a enterrar el lede, pero insisto en que lo es. Creo que los ñoquis son uno de esos platos que se han hecho innecesariamente intimidantes para hacer en casa con recetas bien intencionadas pero definitivas. En los primeros intentos, a mí también me ha desconcertado la idea de que sin un exprimidor de papas o un molino de alimentos y una tabla de laminación de ñoquis, ni siquiera debería molestarme e incluso cuando lo hice, todavía estaba plagado de glóbulos de pasta pegajosos y de plomo que nunca cocido. Pero una vez que lo hice bien, me di cuenta de lo fácil que era y, siendo yo, inmediatamente tuve que decírselo al mundo. Voy a argumentar a continuación que no solo ninguna de estas cosas es necesaria, sino que una vez que hayas horneado algunas papas y estén listas para usar, los ñoquis son el tipo de plato que es tan fácil de preparar, incluso podrías tenerlo para cena esta misma noche. Te reto a argumentar que esto no prevalece sobre la quinta botella de ese jugo de limpieza que habías planeado.

Reservar Tour, Parte II Cuando The Smitten Kitchen Book Tour se abrió camino desde Washington a Houston a Los Ángeles, Vancouver, Chicago, Toronto y Boston a fines de 2012, ¿se sintió excluido? ¿Dijiste algo? Porque estábamos escuchando, y decidimos lo antes posible, decidimos que sería divertido volver a salir y hacer las cosas bien. Esta segunda gira, entre mediados de febrero y mediados de marzo, incluirá ocho ciudades pasadas por alto involuntariamente y espero que si te extrañamos la primera vez que la tuya sea una de ellas. Espero que finalmente podamos pasar el rato. [Tour del libro de Smitten Kitchen, Parte II]

Sin embargo, me doy cuenta de que todavía nos faltan algunas ciudades fantásticas y queremos muy serio Anime a aquellos de ustedes que viven en puertos lejanos & # 8212 digamos, El Caribe, París, Marruecos o Hawai & # 8212 a presionar fuerte y vigorosamente para hacer paradas adicionales. Para me. Ejem, nosotros.

Hace un año & # 8230 ¡Entrando un poco!

Rendimiento: 2 1/2 a 3 tazas de caldo y 85 a 100 ñoquis, porciones de 4

Caldo de tomate
2 cucharadas (30 ml) de aceite de oliva
1 zanahoria mediana, picada
1 tallo de apio mediano, picado
1 cebolla amarilla pequeña, picada
3 dientes de ajo, pelados y aplastados
1/2 taza (120 ml) de vino blanco
Una lata de 795 gramos (28 onzas) de tomates enteros o picados con jugo
Un puñado pequeño de hojas de albahaca fresca y más para decorar
2 tazas (475 ml) de caldo de pollo o verduras
Sal y pimienta negra recién molida, al gusto.

Ñoquis
2 libras (905 gramos) de papas Russet (3 a 4)
1 huevo grande, ligeramente batido
1 cucharadita de sal de mesa
1 1/4 a 1 1/2 tazas (156 a 190 gramos) de harina para todo uso, y más para espolvorear la superficie

Para terminar
Ricotta fresca o parmesano rallado, al gusto, más rodajas de hojas de albahaca (opcional)

Hornear patatas: Caliente su horno a 400 grados. Hornee las papas durante 45 minutos a 1 hora, dependiendo del tamaño, hasta que un cuchillo delgado pueda perforarlas fácilmente. Mientras tanto, prepara el caldo de tomate.

Prepara caldo de tomate: Calienta el aceite en una olla pesada a fuego medio-alto. Una vez que esté caliente, agregue la zanahoria, el apio y la cebolla, y cocine juntos durante 5 minutos, reduciendo el fuego a medio si comienzan a dorarse. Agrega el ajo y cocina por un minuto más. Vierta el vino y úselo para raspar los trozos dorados pegados al fondo de la sartén, luego cocine el vino hasta que se reduzca a la mitad, durante varios minutos. Agregue los tomates, triturándolos un poco con una cuchara si están enteros, la albahaca y el caldo, y cocine a fuego lento hasta que el caldo de tomate espese un poco, durante unos 45 minutos. Cuele las verduras en un colador de malla fina y sazone el caldo con sal y pimienta al gusto. Dejar a un lado hasta que se necesite.

Hacer ñoquis: Deje que las patatas se enfríen durante 10 minutos después de hornearlas, luego pélelas con un cuchillo o un pelador. Pasar las papas por un rallador de papas o rallarlas en los agujeros grandes de un rallador de caja (las papas al horno ralladas se desmoronarán, que es el objetivo). Déjelos enfriar hasta que estén tibios, unos 10 minutos más. Agregue el huevo y la sal, mezclando para combinar. Agregue 1/2 taza de harina y mezcle para combinar. Agregue la siguiente 1/2 taza de harina, mezclando nuevamente. Agregue 1/4 taza de harina y vea si esto es suficiente para formar una masa que no se adhiera fácilmente a sus manos. De lo contrario, agregue el último 1/4 de taza de harina, 1 cucharada a la vez, hasta que la masa esté suave pero solo un poco pegajosa y pueda mantener su forma lo suficiente como para enrollarla en una cuerda. Amasar la masa juntos brevemente, suavemente, en una encimera, solo por un minuto.

Divide la masa en cuartos. Enrolle cada pieza en una cuerda larga, de aproximadamente 3/4 de pulgada de grosor. Corta cada cuerda en longitudes de 3/4 de pulgada. En este punto, puedes usar un tenedor enharinado o una tabla de ñoquis para darle a cada pieza las crestas tradicionales, pero nunca me molesto. (Se supone que las crestas ayudan a que la salsa se adhiera, pero aquí, simplemente las estamos flotando en un caldo, por lo que no es una preocupación principal). Coloque los ñoquis en una bandeja forrada de pergamino.

[Adelante: si desea congelar ñoquis para un usuario posterior, hágalo en esta bandeja. Una vez que estén congelados, colóquelos en una bolsa para congelador hasta que los necesite. No es necesario descongelarlos antes de cocinarlos, solo tomará uno o dos minutos más.]

Cocine los ñoquis: Coloque los ñoquis, un cuarto de lote a la vez, en una olla de agua hirviendo con sal. Cocine los ñoquis hasta que floten & # 8212 unos 2 minutos & # 8212 y luego escurra.

Ensamblar plato: Mientras tanto, vuelva a calentar el caldo a fuego lento. Agregue los ñoquis escurridos y luego vuelva a calentar. Sirva los ñoquis y el caldo juntos, adornados con unas rodajas de hojas de albahaca y / o una cucharada de ricotto fresco o algunas virutas de parmesano, si lo desea.


Miércoles, 27 de octubre de 2010

Mini salsa de queso Moos Velveeta

Hice esto usando un horno de microondas.
Una salsa de queso cremoso para usar
mojar verduras frescas cocidas.
Aunque creo que es un poco salado
y estoy pensando en cómo quitarle la sal.

Ingredientes:
1 cucharada de mantequilla sin sal
1 cucharada de harina para todo uso
1 cucharada de crema Mini-Moos
1 taza de producto de queso Velveeta, en cubos
2 cucharadas de vino Marsala

Direcciones:
Coloque la mantequilla en un tazón de vidrio.
y derretir en el horno de microondas.
Aproximadamente 30 segundos a temperatura alta.
Agregue la harina y revuelva para hacer un roux.
Agregue la crema Mini-Moo y revuelva.
Colocar en Queso Velveeta y
revuelva para cubrir con mantequilla roux.
Microondas a alta potencia un minuto,
revuelva y cocine en el microondas un minuto más.
Agregue el vino marsala, revuelva bien y
Microondas 30 segundos antes de servir.

Verduras frescas de invierno en bucle

Aquí tienes una receta muy versátil.
Tomo coliflor fresca, brócoli
zanahorias y cebollas y lentamente
cocine a fuego lento hasta obtener una bondad cremosa.
Puedes agregar salsa de tomate o queso
e incluso hacer una sopa minestrone.
Agregue un poco de pollo, ternera o
algunos frijoles cocidos para obtener proteínas.

Ingredientes:
1 coliflor de cabeza pequeña
1 brócoli de cabeza pequeña
1 zanahoria, pelada y en rodajas
1 cebolla, pelada y en rodajas
agua para cubrir las verduras
sal al gusto

Direcciones:
Llena una olla de sopa con suficiente agua
para que las verduras queden sumergidas.
Poner el agua a punto de ebullición.
Coloque la coliflor, el brócoli, las zanahorias
y cebollas y vuelve a hervir.
Apague el fuego y tape la olla.
Deje reposar 40 minutos y escurra.
En este punto, las verduras deben
Queda todo tierno y le puedes agregar tomate
or cheese sauce and serve.

Bisquick Coating for Fried Chicken

This is one of my recipes for making
a coating that produces crispy chicken.

Ingredientes:
2 cups Bisquick
1 taza de harina
1/2 cucharadita pimenton
1/2 cucharadita chile en polvo
1/2 cucharadita comino

Direcciones:
Place flour in bowl,
add Bisquick and spices,
mix well with the Bisquick.
Dip chicken to be fried in flour,
then in an egg wash and then in
this Bisquick mixture and fry.

Canned Tuna Soup

Here is a good recipe for making tuna soup.
Good to make and serve on a cold winter day.
I like the cheddar cheese in this one.

Ingredientes:
2 (5 ounce) canned tuna, drained
1 cucharada de mantequilla
1/2 cup minced onion
1/4 cup minced green bell pepper
3 tablespoons flour
1/2 cucharadita de sal
3 tazas de leche
1 cup grated Cheddar cheese
dash cayenne pepper
2 teaspoons diced roasted red pepper
1 to 2 tablespoons sherry, optional

Direcciones:
Melt butter in a medium saucepan.
Add onion and green pepper
sauté until tender but not browned.
Blend in flour and salt.
Gradually stir in the milk.
Add shredded cheese and cayenne.
Cook, stirring, until the mixture
is thickened and cheese is melted.
stir in tuna, peppers, and sherry.

Batter Fried Apple Wedges

Use baking apples for this recipe,
Granny Smith's are good and firm.
Serve with a creamy dipping sauce.
I like to use poppyseed dressing.

Ingredientes:
2 apples
2 cups pancake batter
Aceite para freír
dipping sauce

Direcciones:
Peel apples and cut in wedges around the core.
Preheat oil for deep frying.
Prepare pancake mix batter.
Dip apple wedges into batter and fry.
Serve with dipping sauce.

Capers and Mustard Dressing

This recipe makes about 2/3 cup
of a good tasting dressing to use
on a green garden salad, on chicken,
cooked ham or a shrimp salad.
I like this on an artichoke salad.

Ingredientes:
1/2 taza de crema agria
1 tablespoon prepared brown mustard
1/2 teaspoon capers, drained and chopped
2 cucharadas de jugo de limón

Direcciones:
In a bowl combine the sour cream
mustard, capers and lemon juice.
Serve or refrigerate.

Chicken Barley Soup

This recipe makes a good tasting soup,
you could substitute cooked turkey.
This is definitly a comfort food!

Ingredientes:
2 tsp extra-virgin olive oil
1 large onion, chopped
3 dientes de ajo picados
1/2 cup pearled barley
6 tazas de caldo de pollo reducido en sodio
2 zanahorias, peladas y cortadas en cubitos
2 medium parsnips, peeled and diced
2 cups skinless cooked chicken, diced
2 cucharaditas de jugo de limón
1/4 tsp freshly ground pepper
1/2 tsp salt (optional)

Direcciones:
Heat oil in large soup pot over medium heat.
Add onion and cook stirring, until softened.
Add garlic and cook, stirring, for 30 seconds.
Add barley and stir to coat.
Add broth and bring to a simmer.
Reduce heat to low. Skim off any froth.
Cover and simmer for about 20 minutes.
Add carrots and parsnips.
Cover and simmer until the barley
and vegetables are just tender.
Add turkey and simmer until heated through.
Add lemon juice and pepper.
Taste and add salt, if needed.

Birds Nest Soup Swiftlet Bird Soup

I made this as a copy-cat recipe for
a soup made using the Swift birds nest.
I use gelatin and corn starch to get the
correct texture and add some hard boiled
Bantam eggs to a silky chicken broth.
This is eye apealing and good tasting!

Ingredientes:
2 cups chicken stock
1 teaspoon plain gelatin
1/2 teaspoon corn starch
2 claras de huevo
2 Bantam eggs, hard boiled
1/2 cup shredded carrot
1 teaspoon confectioners sugar
chives for garnish

Direcciones:
In a soup pot bring chicken stock to a boil.
Add in shredded carrot.
In a bowl combine corn starch, sugar and gelatin
with a little cold water and add to stock.
Reduce heat to a simmer.
Drizzle in egg whites, stirring soup.
Serve with Bantam eggs cut in half
and some green chives on top.

Worcestershire Reduction Sauce

This is a great tasting sauce intensified
by slowly simmering with just a splash of
extra-virgin olive oil and balsamic vinegar.
I use this on steak, pork and seafood.

Ingredientes:
1/4 cup Worcestershire Sauce
1 splash of Extra-Virgin Olive Oil
1 dash of Balsamic Vinegar
1 dash of Tomato Ketchup

Direcciones:
Place ingredients in a small sauce pan,
slowly bring to a boil and reduce heat to
simmer for 40 minutes or until thickened.


Where to eat, drink—and yes, spot celebs—during TIFF

Janet Zuccarini is already a well-known fixture of Toronto’s food scene (she owns Trattoria Nervosa and Gusto 101, after all) but her L.A. trattoria, Felix, was granted the title of best new restaurant by Esquire in 2017. So we won’t be surprised if some of La La Land’s finest show up at her newest place, based on reputation alone—as singer Janelle Monáe did last year. Chubby’s menu skews classic Jamaican (oxtail stew, jerk chicken, ackee and saltfish), but a handful of dishes (we’re looking at you, kale and pomegranate salad) veer far from tradition. Rum aficionados will dig the 12-deep list of international rums, but the real star of the drinks menu is the Calabash Bay, a mix of white rum, pineapple juice and coconut milk, served in a hollowed-out pineapple with two straws for sharing. 104 Portland St., 416-792-8105, chubbysjamaican.com .

/>Chubby’s Jamaican Kitchen. Photo by Dave Gillespie

Labora For the fast-and-furious tapas

The Spanish, inventors of tapas, are masters of the quick sip-and-snack, which makes this King West bar and restaurant an ideal destination for a little recharge between screenings. Something from the impressive imported vermouth selection—on ice or splashed with cava or soda—is an excellent starting point, paired with something salty from chef-owner Rob Bragagnolo’s tapas menu: plump boquerones, blistered shishito peppers or mini calamari sandwiches. For a longer stay, a two-person pan of paella mixta is an appropriately Spanish option— along with more wine, more vermouth and more cocktails, of course. 433 King St. W, 416-260-9993, labora.to .

/>A selection of two-bite tapas plates at Labora. Photo by Dave Gillespie

/>The Labora Cola, made with three-ounces of Iris Dorado vermouth, is poured from a soda siphon and garnished with a slice of lemon. Photo by Dave Gillespie.

Aloette For a five-star burger fix

You don’t need to be a movie star to get a table at Alo these days, but it helps. For those without A-list cred, Alo’s walk-in-friendly sibling two floors below, Aloette, is the answer. The food is more casual—polished continental dishes served in a refined diner setting—but it’s no less obsessed-over by chef-owner Patrick Kriss’s kitchen troops. The outstanding Aloette burger, topped with golden-grilled Beaufort cheese, is a mainstay, as is what must surely be the best iceberg wedge salad in town. 163 Spadina Ave., 416-260-3444, aloetterestaurant.com .

/>Aloette’s signature burger. Photo by Dave Gillespie

Coffee Oysters Champagne For the secret speakeasy

There’s more to Coffee Oysters Champagne than coffee, oysters and champagne—but this is TIFF, so we’re mainly concerned about hitting those last two items, and hitting them hard. The splashy King West lounge is all about bubbles and bivalves in the millennial-pink main bar, where even Cristal is served by the glass. Or you can find larger dishes, like grilled octopus and steak tartare at à toi, the restaurant’s moodier secret speakeasy accessed through a hidden entrance in the champagne room. It should prove popular with celebs who want to avoid the prying eyes of paparazzi. 214 King St. W., sipshucksip.com .

/>A bevy of bivalves at COC. Photo by Sarjoun Faour

/>The Smoked Snazzerac is À Toi’s take on a sazerac made with Remy Martin VSOP, Mangalore liqueur and smoked with French Oak. Photo by Sarjoun Faour

Kiin For the royal treatment

For those who want to dine like royalty (including one-time guest Stanley Tucci), chef Nuit Regular’s Adelaide dining room showcases dishes inspired by a type of Thai cuisine historically prepared for the country’s kings and queens. So it shouldn’t come as a surprise when a polished brass bowl of khao yum lands on the table, filled with colourfully dyed mounds of jasmine rice and an entire garden’s worth of herbs, edible flowers and seasonings imported directly from Regular’s homeland. 326 Adelaide St. W., 647-490-5040, kiintoronto.com .

/>Khao yum, originally a southern dish, gets a royal makeover here. Served in a golden bowl, it’s centred around gem-coloured rice pyramids (dyed with beets, turmeric and butterfly pea flowers). Photo by Dave Gillespie

Sara For the (sort of) no-phone policy

For many of its attendees, TIFF is one big 11-day party. That makes this aesthetically optimized King West restaurant a natural destination, because this is party food—grown-up party food. It may seem mildly transgressive to scarf down Wagyu reubens, chorizo dumplings and “french fries”—schmaltz-fried sticks of compressed potato—in such a bright, practically spa-like space. But perhaps this is why guests are invited to stash away their phones in specially designed tabletop cubbyholes: all the better to suppress visual evidence of such gleeful gluttony. 98 Portland St., 416-985-5721, sara.restaurant .

/>Sara’s “french fries.” Photo by Dave Gillespie

/>Inside Sara’s spa-like dining room. Photo by Dave Gillespie

Mother Tongue For sensational late-night snacks

Post-show dinner or drinks? When the answer is both, this hopping two-level hideaway at the back of the Templar Hotel is just the ticket. The lower level is home to a 44-seat bar and lounge, with signature cocktails named for Toronto nightspots of yore. Upstairs, there’s another bar with its own cocktail list, and a 46-seat dining room where chef Francis Bermejo explores Filipino cuisine and amplifies its Spanish and Asian notes. The soy-and-sesame-braised Korean beef ribs are a standout, but for late-night snacking, there may be no better finger food in all of the TIFF corridor than Bermejo’s Guangzhou chicken wings, rubbed with spices and drizzled with honey and Thai chili to sticky, spicy gloriousness. 348 Adelaide St. W., 647-243-5858, mothertongue.ca.

/>Mother Tongue’s moody lounge.

Baro For a rooftop patio party

It’s always a party at Baro, Steve Gonzalez’s clubby Latin American restaurant on King West, especially at Pablo’s Snack House, the second-floor lounge with cushy couches and mood lighting. Here, guests can enjoy a slightly more private space in which to indulge in the “Eat Like Jefe!” menu, a bunch of sharable plates, including Gonzalez’s OG Duck Chaufa, fancy fried rice dotted with duck confit. (For those without the deep pockets of past guests like Salma Hayek, Pablo’s Fiesta Hour goes down every day between 5 and 8 p.m., with a menu of $5 drinks and snacks.) Then it’s up to the covered rooftop patio to keep the festive momentum going with pitchers of sangria, rain or shine. 485 King St. W., 416-363-8388, barotoronto.com .

/>Baro’s covered rooftop patio. Photo by Dave Gillespie

Momofuku Kōjin For some sizzle with your steak

Jake Gyllenhaal, Al Pacino, Felicity Jones and Liam Neeson have been spotted casually slurping ramen at the ground-floor Noodle Bar during TIFFs past. But the biggest draw these days is the upstairs Kojin, a happy marriage of Ontario-raised meat and produce and South American culinary technique—not to mention some knockout cocktails, like the tequila-powered Smoke and Mirrors—all fuelled by a sizzling wood-burning grill. 190 University Avenue, 647-253-6225, kojin.momofuku.com .

/>The Smoke and Mirrors cocktail at Kojin. Photo by Michael Graydon and Nikole Herriott

/>Kojin’s red-lit dining room. Photo by Michael Graydon and Nikole Herriott

Lavelle For literal and figurative star-gazing

Nothing says extravagance and exclusivity like a rooftop bar with a gosh darn swimming pool as its centrepiece. And even if a guest doesn’t have the required pass to take a dip, they can still take in sweeping 360-degree views of the city from its perch 16 storeys above King West, while munching on fancy finger food like truffle fries, maki rolls and lobster tacos topped with caviar. The Chez Sliders—baby beef burgers dressed with Ontario cheddar and a tangle of caramelized onions—have filled a few famous bellies, including Joseph Gordon-Levitt’s. 627 King St. W., 16th Floor, 647-347-9353, chezlavelle.com .

/>Just one of Lavelle’s rooftop bars. Photo by Caroline Aksich

Ascari King For a sequel that rivals the original

This new west-end spinoff of Leslieville’s Ascari Enoteca specializes in minimalist, seasonal Italian fare: the fewer main ingredients, the better to showcase the quality of the goods. Early stars included a wodge of Wisconsin burrata adorned with spring peas and baby gem lettuce ricotta- and mascarpone-stuffed agnolotti topped with fried zucchini flowers and a pool of polenta sprinkled with milk-braised salt cod, parsley, parm and crispy shallots. One holdover from the east-end original: a tangle of spaghetti carbonara with house-cured guanciale, pecorino, black pepper and a gorgeous golden egg yolk. 620 King St. W., 416-366-3673, ascari.ca .

/>Ascari’s orata crudo. Photo by Renée Suen

/>The Sole Fruttata is made with Rinomato Americano, Tio Pepe Fino sherry, Vecchia Romagna, dry vermouth, house-made plum-cardamom shrub, and walnut and orange bitters. It’s garnished with slices of cardamom plum. Photo by Renée Suen

Bar Buca For snacks between flicks

It’s not impossible to get a table at Buca—Rob Gentile’s O.G. Italian restaurant, known for its duck offal ragu and scissor-cut pizza—but it’s even easier to simply drop by his no-reservations spot across the street. Which makes it perfect for festival-goers to pop in for a quick snack between films. Don’t skip on the gnocco fritto, puffed-up pockets of fried dough, to be cracked open and filled with the spicy ’nduja that comes on the side. And the pizza Pugliese, with its focaccia-ish crust made with Yukon Gold potatoes and topped with things like smoked mozzarella and salumi, is next-level. 75 Portland St., 416-599-2822, buca.ca .

/>Bar Buca’s gnocco fritto are meant to be burst and filled with some of the warm ’nduja served on the side. Photo by Mike Tjioe

General Assembly Pizza For pizza with famous roots

Visiting New Yorkers craving a taste of home may want to hit up this quick-service spot. That’s because the recipes here were developed with help from Anthony Falco, a pizza guru who previously worked at Roberta’s, a Brooklyn pizzeria with a cult following. Chef Cale Elliott-Armstrong pulls out pizzas that are chewy and blistered in all the right places, serving them alongside kegged negronis. We’re partial to the Sergeant Pepe, a white pizza topped with parm, mozzarella and taleggio that adds some extra oomph to the crust. 331 Adelaide St. W., 416-583-5571, gapizza.com .

/>A perfect pre- or post-screening spread at General Assembly. Photo by Dave Gillespie

/>Prosciutto plates and kegged negronis. Photo by Dave Gillespie

Mira For a head-turning dessert

With its discreet entrance down an alleyway lit by lanterns, Mira feels like a secret. Here, chef Janet Hoediono prepares super-trendy Nikkei cuisine, a blend of Japanese and Peruvian influences, which means plenty of fish dishes. (It also means plenty of pisco and chilled sake.) For dessert, there’s El Huevo Malo, the “bad egg,” a gargantuan chocolate globe, cracked open tableside to spill out bread pudding, raspberries, yuzu marmalade, coffee ice cream, chunks of honeycomb and edible flower petals. It’s been ’grammed more times than cutie-pie Finn Wolfhard. 420A Wellington St. W., 647-951-3331, mirarestaurant.com .

/>The show-stopping El Huevo Malo. Photo by Dave Gillespie

Grand Cru Deli For the casual caviar service

Located just across from the Scotiabank Theatre on Richmond Street, this new wine bar that doubles as a deli is a marquee player for pre- or post-screening refreshment. Sommeliers run the show, and the star bite is a muffuletta for two that masterfully layers cold cuts, cheese and giardiniera on a pillowy house-baked sesame focaccia. However, there’s also fancy-schmancy caviar (served with Ruffles). 304 Richmond St. W., 416-551-9221‬, grandcrudeli.com .

/>At Grand Cru, a tin of roe comes with a piping bag of crème fraiche, shallots, diced egg and— a pile of plain Ruffles.

Kōst For bubbly by the glass

It’s pronounced “coast,” and it’s the sleek restobar with a pool on the rooftop of Charles Khabouth’s Bisha Hotel, 44 storeys above the ground. The hotel has seen the likes of Kit Harington, Emma Thompson and Jake Gyllenhaal stay in its suites, and a bunch of other famous faces have been to Kost, including Shaquille O’Neal. The Baja-inspired menu means a lot of avocado (toast, salad) and seafood (oysters, shrimp cocktail, ahi tuna), and the long wine list features a bunch of bubbly by the bottle (up to 800 smackers for a Krug Grand Cuvée Brut) and glass, including a pour of Spanish cava at a slightly more reasonable $14. 80 Blue Jays Way, 44th Floor, 437-800-5938, kosttoronto.com .

/>Kost’s top-floor dining room at the Bisha Hotel. Photo courtesy of Kost

Montecito For celeb-approved taters

Film producer Ivan Reitman’s Entertainment District restaurant is never not a TIFF hot spot. His California-by-way-of-Canada kitchen is steps away from the Lightbox and has hosted Armie Hammer, Gabrielle Union and Margot Robbie over the years. Canadian ingredients are always given top billing on the seasonal menu of good-for-you comfort food classics, including all kinds of veggies and proteins sourced from local farms and suppliers. And if the kitchen’s signature smashed, fried and pecorino-sprinkled potatoes are as good as Sandra Bullock thinks they are (she ordered two helpings of the taters in 2015), you’re going to want to tack those onto your bill. 299 Adelaide St. W., 416-599-0299, montecitorestaurant.ca .

/>Montecito’s dining room is typically Ground Zero for celebs during TIFF. Photo by Dave Gillespie

Jacobs and Co. For an evening of total indulgence

Instead of celebs, the gawking here is mostly at the exquisite cuts of beef in various stages of dry-aging at the cheddar popovers, each the size of a floodlight bulb and at the names and prices on a list of wine bottles that numbers into the low thousands. The cheque comes with some gratis coffee cake muffins to take home—they’re so popular that, rumour has it, door staff at nearby King West clubs have been known to waive the cover charge if you’re willing to grease their palms with a few of the sweet treats. 12 Brant St., 416-366-0200, jacobssteakhouse.com .

/>Jacobs and Co. is a high-end showroom for exquisite cuts of dry-aged beef. Photo by Dave Gillespie

Shook Kitchen For early-morning eye-openers

TIFF isn’t only for night owls. Early-morning cinephiles looking to fuel up before a 9 a.m. screening can hit up this new Israeli kitchen and market for grab-and-go rosewater lattes, date-tahini smoothies, saffron Danishes and other Middle Eastern eye-openers as early as 7 a.m. For the midday and evening crowds, there’s an exclusively vegetarian menu of assertively fresh, herb-laden sharing plates, shakshukas and dips paired with pillowy, za’atar-dusted pitas fresh from the kitchen’s two live-fire ovens. 77 Portland St., 647-484-7476, shookkitchen.com .

/>Shook is ideal for both early birds… Photo by Caroline Aksich

/>… and night owls. The Par Par 75, Shook’s take on a French 75, gets its colour from butterfly pea flower. The boozy ingredients are Prosecco and gin. Photo by Caroline Aksich

Planta Queen For vegan gyoza and dragon rolls

Celebrities and festival-goers living that #plantbased lifestyle no longer need to hoof it up to Yorkville between screenings for Planta’s vegan eats. That’s because chef David Lee recently opened up the restaurant’s fraternal twin on Queen West, in what used to be Nota Bene. This second Toronto location (there’s also one in South Beach) serves a different menu of meat- and dairy-free dishes. Here, the focus is on Asian flavours inspired by Lee’s upbringing, like dumplings, dan dan noodles, kung pao eggplant, pineapple fried rice and—two items that should prove very popular during TIFF—vegan sushi and dim sum brunch. 180 Queen St. W., 647-812-1221, plantarestaurants.com .

/>A spread of plant-based dim sum and sushi at Planta Queen. Photo by Renée Suen


Garlic, saffron, and red pepper mayonnaise

From Bistro Cooking Bistro Cooking by Patricia Wells

¿Está seguro de que desea eliminar esta receta de su biblioteca? Al hacerlo, se eliminarán todos los marcadores que ha creado para esta receta.

  • Categorías: Dips, spreads & salsas French
  • Ingredientes: saffron ground cayenne pepper store-cupboard ingredients
  • Accompaniments:Garlic Mayonnaise Bacon's Provençal fish soup Jacques Collet's fennel and saffron bread

Easter Feast

Easter gives us permission to finally celebrate the arrival of spring. Until then, we privately celebrate each new rise in the temperature. With that in mind, I’ve put together some of my favorite Easter cocktails, hors d’oeuvres and dinner recipes. Of course, none of this may be consumed until the egg hunt is over!
I love sparkling wine on Easter because unlike a martini or other hard liquor drink, one can still navigate the tasks of the day without needing to take a siesta. The two cocktails below are my favorites.
Portions of the two hors d’oeuvres featured can be made the day before. You may add a nice spring crudite or cheese tray if you like. My ex-mother-in-law used to serve a simple crudite with celery, radishes and sea salt and maybe a shrimp cocktail before Easter dinner. I always thought that was a wonderful idea because we all still had plenty of room in our stomachs for the main meal! So, instead, maybe do a crudite with the Prosciutto Wrapped Shrimp or shrimp cocktail with the Pea Puree Crostini. Don’t feel bound by what is written here. The whole idea is to make it your own add your own signature to your efforts. And most importantly, enjoy the day!

Kir Royales– Champagne, Proseco or Cava with a splash of Chambord liqueur and a twist of lemon

Italian Mimosa– Proseco, a tiny splash of Cointreau, and a splash of orange juice and pomegranate juice

Roasted Garlic-Pea Pureé with Arugula & Parmesan on Crostini- 2 dz

1/4 taza EVOO
2 large heads garlic- roasted
lg. piece parmigiano-reggiano or Pecorino Romano(about 3/4 lb)- freshly grated
two 10-oz pkgs. frozen peas-thawed
2 tsps. jugo de limon
salt & pepper to taste

Fresh arugula leaves- 24
1 sourdough or French baguette or ficelle

Slice baguette on angle, bake-off with olive oil, salt & pepper or just toast alone.
Top each slice with tsp. of purée, then an arugula leaf, then a slice of shaved parmesan or romano.

Prosciutto-Wrapped Shrimp

36 jumbo shrimp- raw, peeled and deveined
36 thin slices prosciutto
36 fresh basil leaves
36 bamboo skewers, soaked in water 30 minutes

2/3 cup red wine vinegar
4 T. Dijon mustard
2 T. chopped garlic
1 cup olive oil

Place individual pieces of prosciutto on work surface. Place basil leaf on end of each piece of ham. Place 1 shrimp on each basil leaf. Roll up shrimp in the prosciutto. Can be prepared one day ahead.
Combine vinegar, mustard and garlic in blender. Gradually add oil, blending well. Season with kosher salt and pepper.

Grill shrimp three minutes per side. Serve hot or room temp with sauce.

Rosemary and Garlic Roast Leg of Lamb- Serves 8

There are many ways in which to roast a leg of lamb, but I always go back to the flavors which most naturally enhance the flavor of the lamb- lemon, rosemary and garlic. You can’t go wrong with this dish. It is amazing!
When choosing a wine to serve, you’ll want one that is as assertive as the flavors in this dish. I would personally go with a Bandol made from the Mourvedre grape or a domestic Syrah. These wines both have a peppery, herby quality that would go well with this rustic dish.

1 leg of lamb, bone in (about 6 to 7 1/2 pounds)
1/4 taza de jugo de limón fresco
8 cloves garlic, minced
3 tablespoons chopped fresh rosemary leaves
1 cucharada de sal
2 teaspoons coarsely ground black pepper

Salsa:
1 cup chopped fresh herbs (combination of rosemary, chives, and parsley)
2 cups diced onions
2 cups chicken stock
1 cup good red wine

Precaliente el horno a 400 grados F.

Using your hands, rub the lamb all over with the lemon juice. Pat the garlic and rosemary evenly all over the surface of the meat. Season the meat with the salt and pepper and place the lamb in a roasting pan. Place the lamb in the oven and roast for 30 minutes. Reduce the oven temperature to 350 degrees F and continue to cook for about 1 hour longer for medium-rare, or until a meat thermometer inserted into the center of the roast registers about 135 degrees for med. raro. Remove lamb from pan and allow to rest for 10 to 15 minutes before carving.

Position the roasting pan over your stove burners. Add mixed herbs and onions to pan, and stir to combine with pan drippings. Add chicken stock and wine to deglaze the pan, scraping the bottom with a wooden spoon to release any fond. Reduce over high heat until sauce consistency. Strain before serving, if desired. Slice lamb and serve with sauce drizzled over the top.

Quick pan roasted new potatoes- serves 8

2 libras. tiny new potatoes
10 garlic cloves- smashed and peeled with flat end of knife
1/2 taza de aceite de oliva

Precaliente el horno a 425 grados. Place baking sheet in oven with oil. Fill pot with water and tablespoon of salt. Bring to boil. Set potatoes in water and boil for about 30 minutes. Drenar. Put potatoes back in pot. Add the garlic cloves and with wooden spoon just smoosh the combination a tiny bit. Take baking sheet out of oven and add the potatoes to it. Return to oven and cook for 15 minutes. Turn them over with a spatula and return to oven for another 15 minutes. Sprinkle with a little kosher salt and pepper and serve. They should be nice and caramelized!

Sauteed Spinach and Swiss Chard- serves 8

With all the rich foods above, I like to bring in a vegetable that will cut the heaviness of them. I love mixing greens like spinach and swiss chard. The combination of bitter and sweet lends itself well to the lamb and potatoes. And, it’s simple to make.

Two bags of spinach
Two bunches of swiss chard- cut into 3″ wide strips- I keep the stalks on- very sweet!
sal
1/4 taza de aceite de oliva

Wash the spinach and swiss chard in a colander. Without draining too well, place the greens in a large pot and place on medium heat. Sprinkle the greens with a teaspoon or so of kosher salt. Cook down for a few minutes and strain out water. Place empty pot back on the heat and increase temperature to med. elevado. Add the oil to the pot and warm. Add in the greens and saute using tongs to move the greens around. Test one of the chard leaves for doneness. When tender, they are done. No cocine demasiado.

If you’ve never tried this famous Italian custard, trust me… amazing.
It is light, airy and rich all at the same time. Served over fresh berries, it is a refreshing finish to a rich lamb dinner. For those guests who can’t imagine how lovely this delightful dessert is, have on hand some Easter cookies or lemon bars.
The basic ratio for ingredients is one egg yolk to one tablespoon of sugar to one tablespoon of Marsala wine. Since we are making this recipe for 8, I will be adding slightly less Marsala and sugar.

Zabaglione- serves 8

8 tbsp. sugar- a touch less

8 tbsp. Marsala- a touch less

3-4 small cartons (six to eight ounces each) of any combination of fresh berries- blueberries, blackberries, raspberries, sliced strawberries

In a pyrex bowl or other heatproof bowl, whisk the egg yolks, Marsala, and sugar together until smooth. Place over, not in, a pot of slightly simmering water. Continue beating at medium speed (handheld mixer) until the mixture becomes a pale yellow and looks like ribbons, about 8 minutes. If you do not beat the mixture continuously, the mixture will curdle (same if the bowl touches the water below). Remove from heat and serve immediately over fresh berries in glass dishes.


The Ultimate Thanksgiving Turkey

THE ULTIMATE THANKSGIVING TURKEY

I feel as if I've been walking around in a fog, and, now, Thanksgiving is basically a week away! When did this happen? I always think that Thanksgiving is far enough away that I have plenty of time to plan and then all of a sudden, it's just here. This year, I definitely don't want to go the traditional route with a turkey. We did this amazing, marinated, dry-brined, spatchcocked turkey last year out on our grill to free up oven space. It was AMAZING - super moist and evenly cooked with crispy, crackling skin.

Turkey can be so hit or miss with the main complaint being that it's too dry. Brining is the best way to ensure that the turkey will stay moist and flavorful! The only decision left is a dry brine vs. a wet brine. Using a dry brine is basically pre-salting the turkey without any water. Some say that this is the better method (it definitely saves space in the fridge. ), and while it doesn’t always guarantee as juicy a bird as a wet brine, it does offer a much crispier skin when cooked. The turkey sits in the fridge, uncovered, with the dry salt brine mix for up to 3 days prior to cooking. The salt mixture will draw out the moisture from the bird. The salt is then dissolved in this liquid and reabsorbed which helps to break down any tough proteins making it tender, juicy and flavorful.

With a wet brine, you add water to the equation and need a bag big enough to house the turkey and a pan (for a just in case the bag bursts scenario). This just means more room needed in the fridge that, quite frankly not a lot of us have around this time of year! The turkey then bathes in the brine for up to 3 days and (I think) creates a juicer outcome.

I’ve used both techniques in the past and honestly, I think the choice for brining depends on the cooking method. For a traditional roast turkey, I say go with the wet brine - for the longer cooking time, you need the brine to plump up the moisture content. For a spatchcocked turkey, though, that cooks in far less time, I think a dry brine is the best way to go - you get the moisture you need and perfectly crisped skin!

What I love about both brines is that you can add whatever spices you want to create a personalized mix. In the past, I have played around with allspice berries, juniper berries, fresh (or dry) herbs, garlic chipotle peppers (grinded), citrus zest (orange, lemon, lime, etc…), star anise, cardamom…..you get the idea. All you need to know is the ratio of salt to water for a wet brine (about 2- 2 1/2 cups salt to 1 gallon of water). For a dry brine, I use a 1/2 cup kosher salt with 2 tablespoons baking powder as a ratio and don't always use all of that salt, depending on the size of the turkey.

A few things: Always default to kosher salt here as this method needs the larger crystals to work regular table salt is not ideal for this recipe. Also, this is only good for a non-kosher, non-treated, fresh turkey. If you aren't buying a fresh one, make sure you read the label to see if it's been pre-treated.

Finally, remember that there is no need to re-salt the turkey once you are ready to put it in the oven! Usually with the wet brine, I rinse the turkey in and out and pat dry before stuffing it and putting it in the oven. With the dry brine, I don’t rinse but only pat the skin dry before roasting.

Here are a few recipe ideas to get you started with your Thanksgiving Feast!


Ver el vídeo: PATATAS O PAPAS ASADAS MANTEQUILLA, AJO,PIMIENTA Y PEREJIL# 6 (Enero 2022).