Pechuga de cerdo al horno


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Primero corté la pechuga de cerdo en trozos pequeños, la salaé, la salpicé, la espolvoreé con tomillo y la dejé por 1 hora aproximadamente, para que entraran las especias. Cogí un bol en el que coloqué papel de horno, suficiente para cubrir la pechuga de cerdo.

Luego coloqué la pechuga de cerdo, la rebocé con ajo, la cubrí con papel de hornear y vertí sobre 1 vaso de agua, metí el plato en el horno, a fuego medio, unas 2 horas, antes de 20 minutos abrí el papel horneado y dejé es marrón.

Lo serví con puré de papas y donas rellenas de repollo y pimientos picantes ...


Pechuga de cerdo al horno

Pechuga de cerdo al horno

Os presento de nuevo una receta recogida de Internet y adaptada a mis necesidades. Primero que nada, las cantidades son "estúpidas" como dirían algunos, pero cuando cocinas para trece personas, es un poco difícil con el aproximado.

Para empezar, necesitamos pechuga de cerdo, calculé alrededor de 300 - 350 para cada persona más un poco de reserva para lo que quieren y la segunda porción, así es como llegamos a 5 kg de pechuga de cerdo. Te recomiendo la pechuga, que tiene menos grasa porque la carne es bastante grasa, pero si no tienes otra opción, quita el exceso de grasa y guárdala en el congelador para comida sarmale, a la parrilla o para perros.

La carne se compra el día anterior porque tenemos que ablandarla bien antes de cocinarla y para ello usamos la siguiente mancha.

En un tazón grande vierta 1l de jugo de tomate lo más concentrado posible pero aún líquido luego agregue: 4-5 cucharadas de miel, 3-4 cucharadas de mostaza clásica (vaya y dijon pero en esta mancha hervirá la carne entonces así que tienes que tener en cuenta la nitidez de la mostaza), un sombrero de ajo machacado, dos cebollas finamente picadas, 5-6 cucharadas de aceite de oliva, una cucharada de pimentón, un manojo de tomillo y hojas de salvia finamente picadas (de preferencia verde pero yo usé la versión de mercado seco), 250 ml de cerveza (no importa cuál) y al final sal y pimienta al gusto.

Mezclar bien los ingredientes anteriores hasta obtener una pasta lo suficientemente viscosa como para que podamos engrasar la carne con ella pero que quede algo líquida.

Deje que las heces se calmen mientras corta la carne paralela a los huesos para que cada pieza tenga dos costillas y un ancho de aproximadamente tres dedos. Aquí la longitud no importa.

Las piezas así cortadas se engrasan con la mancha previamente preparada y se colocan lo más compacta posible en un recipiente que cumpla con lo siguiente: toda la carne y la mancha deben caber en ella, poder cubrirse y caber en el frigorífico.

Una vez que hayamos terminado de colocar la carne, echamos el resto del bife sobre la carne, tapamos el recipiente y lo metemos en el frigorífico durante al menos 24 horas antes de que esté cocido.

Ahora podemos relajarnos con una cerveza. Disfrutaré de la cerveza en esta taza única recibida como regalo de mi esposa.

Lo sé, no hay conexión con la receta, pero tenía que presumir de alguna manera.

Aproximadamente 2-3 horas antes de salir a atacar el hígado de los invitados, sacar la carne de la nevera y encender el fuego en el horno a máxima capacidad, mezclar un poco la carne con la mancha y luego colocar la carne en el recipiente de cocción (utilicé una olla de barro vidriado) pero esta vez no tan compacto para permitir que la salsa se escurra por la carne.

Una vez que el horno se haya calentado, reduce el fuego a la mitad y mete la carne en el horno con el plato tapado.

A partir de ahora, todo depende de tus preferencias. La carne está lista cuando se desprende ligeramente del hueso (2-3 horas a fuego medio) y se aprieta visiblemente dejando al descubierto los huesos.

! Compruebe en unos 30 minutos en el horno.

Si quieres más salsa, deja la carne tapada hasta casi el final, cuando la carne esté lista y si quieres carne más seca, quita la tapa más rápido y deja caer la salsa.

Como guarnición, recomiendo puré de papas o papas, frijoles batidos, polenta o encurtidos y beber una cerveza STOUT antes de una comida y luego lager o weisse.


Costillas de cerdo al horno (kaiser, pechuga de cerdo ahumada) y receta de bistec # 8211 con corteza dentada

Costillas de cerdo al horno (kaiser, pechuga de cerdo ahumada) y receta de bistec # 8211 con corteza dentada. Pechuga de cerdo con tomillo y comino. Costillas de cerdo cocidas y ahumadas, cocidas al horno, con carne extremadamente tierna y jugosa y cortezas crujientes. Bistec Kaizer. Filete de pechuga de cerdo rojo y jugoso.

¡Este filete de costilla de cerdo asado es muy sabroso! Una receta rápida y fácil de preparar. Generalmente uso pechuga de cerdo hervida y ahumada (Kaiser, kaizer) de mi propia producción o del comercio (del carnicero).

Así es como se ven las costillas o káiser hervidos y ahumados comercialmente. Necesitará una pieza de este tipo si no tiene un káiser de la casa.

Si quieres hacer este bife a partir de káiser crudo y ahumado tendrás que utilizar el producto recién retirado del humo, no uno seco (porque de lo contrario el bife saldrá gomoso). Este kaizer casero hay que "cocerlo al vapor" previamente durante 1 hora a 80 C. Lo meto en el horno en una bandeja con agua caliente (cubierto con papel de aluminio o con tapa) y pongo la temperatura a 80 C. La receta del casa kaizer Lo puedes encontrar aquí.

¡Mira qué jugoso queda el bistec! ¡Qué bien dorado está el ratón! De sabores & # 8230 ¿qué más puedo decir? Tomillo, comino, pimienta y un discreto aroma a humo.

De estas cantidades resultan aproximadamente 4-5 porciones de costillas de cerdo asadas en el horno. Se puede servir con una guarnición de patatas, pan y lechuga, encurtidos o simplemente con rábano picante rallado en vinagre y pita casera.


Pechuga de pollo al horno con limón

  • Lavé bien la pechuga de pollo y la limpié bien con una servilleta. Coloqué el cofre en un bol, lo rocié con un poco de aceite de oliva. Espolvoreé sal, pimienta, tomillo y orégano sobre la pechuga de pollo y la froté bien.
    En un bol de cerámica resistente al calor vertí el vino y coloqué la pechuga de pollo.
    Tomé el limón y lo corté en cuartos y los cuartos en dos. Entre los pedazos de arcón coloqué las rodajas de limón y los dientes de ajo machacados.
    Pongo el plato en el horno, a una temperatura de 200 grados centígrados, hasta que el cofre se haya dorado.
    La pechuga de pollo cocida con limón y tomillo es tierna y fragante.

Actualizar:
fuente de la receta "Pechuga de pollo al horno con limón": Barefoot Contessa (http://www.barefootcontessa.com) - Pechuga de pollo al limón (4 porciones), 2010
receta también publicada en: Barefoot Contessa, How Easy is That ?, por Ina Garten, Clarkson Potter / Publisher

El orégano va bien combinado con tomillo, romero y salvia. juntos incluso componen una mezcla de hierbas italianas (esto es lo que Tony Hill escribe en su libro "The Spices Lover's Guide to Herbs & Spices")
el orégano y el tomillo aparecen juntos en la batalla de Za 'atar, o también lo hemos visto en las batallas de Herbes de Provence, Bouquet Garni, mezclas para barbacoas (kansas city barbeque)
La mezcla de orégano, tomillo y albahaca se utiliza en la cocina griega.
El orégano y el tomillo se utilizan para condimentar salsas de pasta italiana, platos de cerdo o pollo.


Pechuga de cerdo al horno

Pechuga de cerdo al horno

Os presento de nuevo una receta recogida de Internet y adaptada a mis necesidades. Primero que nada, las cantidades son "estúpidas" como dirían algunos, pero cuando cocinas para trece personas, es un poco difícil con el aproximado.

Para empezar, necesitamos pechuga de cerdo, calculé alrededor de 300 - 350 para cada persona más un poco de reserva para lo que quieren y la segunda porción, así es como llegamos a 5 kg de pechuga de cerdo. Te recomiendo la pechuga, que tiene menos grasa porque la carne es bastante grasa, pero si no tienes opción, quita el exceso de grasa y guárdala en el congelador para comida sarmale, a la parrilla o para perros.

La carne se compra el día anterior porque tenemos que ablandarla bien antes de cocinarla y para ello usamos la siguiente mancha.

En un tazón grande vierta 1l de jugo de tomate lo más concentrado posible pero aún líquido luego agregue: 4-5 cucharadas de miel, 3-4 cucharadas de mostaza clásica (vaya y dijon pero en esta mancha hervirá la carne entonces así que tienes que tener en cuenta la nitidez de la mostaza), un sombrero de ajo machacado, dos cebollas finamente picadas, 5-6 cucharadas de aceite de oliva, una cucharada de pimentón, un manojo de tomillo y hojas de salvia finamente picadas (de preferencia verde pero yo usé la versión del mercado seco), 250 ml de cerveza (no importa cuál) y al final sal y pimienta al gusto.

Mezclar bien los ingredientes anteriores hasta obtener una pasta lo suficientemente viscosa como para que podamos engrasar la carne con ella pero que quede algo líquida.

Deje que las heces se calmen mientras corta la carne paralela a los huesos para que cada pieza tenga dos costillas y un ancho de aproximadamente tres dedos. Aquí la longitud no importa.

Las piezas así cortadas se engrasan con la mancha previamente preparada y se colocan lo más compacta posible en un recipiente que cumpla con lo siguiente: toda la carne y la mancha deben caber en ella, poder cubrirse y caber en el frigorífico.

Una vez que hayamos terminado de colocar la carne, echamos el resto del bife sobre la carne, tapamos el recipiente y lo metemos en el frigorífico durante al menos 24 horas antes de que esté cocido.

Ahora podemos relajarnos con una cerveza. Disfrutaré de la cerveza en esta taza única recibida como regalo de mi esposa.

Lo sé, no hay conexión con la receta, pero tenía que presumir de alguna manera.

Aproximadamente 2-3 horas antes de partir a atacar el hígado de los invitados, sacar la carne de la nevera y encender el fuego en el horno a máxima capacidad, mezclar un poco la carne con la mancha y luego colocar la carne en el recipiente de cocción (utilicé una olla de barro vidriado) pero esta vez no tan compacto para permitir que la salsa se escurra por la carne.

Una vez que el horno se haya calentado, reduce el fuego a la mitad y mete la carne en el horno con el plato tapado.

A partir de ahora, todo depende de tus preferencias. La carne está lista cuando se desprende ligeramente del hueso (2-3 horas a fuego medio) y se aprieta visiblemente dejando al descubierto los huesos.

! Compruebe en unos 30 minutos en el horno.

Si quieres más salsa, deja la carne tapada hasta casi el final, cuando la carne esté lista y si quieres carne más seca, quita la tapa más rápido y deja caer la salsa.

Como guarnición, recomiendo puré de papas o papas, frijoles batidos, polenta o encurtidos y beber una cerveza STOUT antes de una comida y luego lager o weisse.


Pechuga de cerdo al horno

La pechuga de cerdo se hace una muesca en el lado con los ratones, para obtener pequeños cuadrados.

y tomillo y frote muy bien para que penetren las especias y entre cortes.

Agrega el ajo machacado y las hojuelas de pimiento picante y extiende a mano por toda la superficie.

Sazone la parte sin los ratones de manera similar.

Corta la zanahoria en rodajas y colócala en el fondo de la bandeja en la que se horneará el plato.

Corta la cebolla en escamas y agrégala a la zanahoria.

Presione el ajo y colóquelo en la sartén con las otras verduras.

Coloque la pechuga de cerdo en el lecho de verduras, con el lado de los ratones hacia arriba. Poner en el horno precalentado a 180 grados durante 1 hora.

Pasado este tiempo, sacar la bandeja del horno, espolvorear la pechuga de cerdo con vino blanco seco y subir la temperatura a 200 grados, dejando en el horno 1 hora.

Retire las verduras de la sartén (verduras para preparar como salsa)

y continúe horneando durante una hora más, tiempo durante el cual se dorará bien.


Pechuga de cerdo al horno

Aunque es una receta presente en las mesas rumanas durante las vacaciones, cuando te apetece, no tienes escapatoria aunque estés en pleno verano. Y si además tienes la costumbre de ver a los grandes chefs de talla internacional (no, no creas que en vivo, me gustaría, pero en tv.paprika) mientras preparas solo manjares, entre los que se encuentra este llamado (por los noruegos ) Svineribbe, entonces eres una causa perdida.

Según datos históricos escandinavos, parece que esta receta se remonta a 1793 (eso es lo que piensan, porque lo más seguro es que nuestra novela nunca la haya conocido desde el mundo, ¿no crees?)

Preferí la versión rumana, simple, siendo de la opinión de que la simplicidad nunca falla. ¿Estoy en lo cierto?

Dicho esto, y sufriendo un antojo que me muerde seriamente de mi idea de "debería hacer dieta", me puse manos a la obra.

Nosotros necesitamos:

1 kg de pechuga de cerdo con / sin hueso, pero necesariamente con ratones,

un poco de ajo (preferiblemente granulado, pero es más saludable fresco),

un buen cuchillo (Fiskars, Laika, o el que guardas a un lado para & # 8221 cuando sea necesario & # 8221),

una taza de agua o caldo de pollo,

y no olvides el ingrediente especial: un poco de alma.

Método de preparación:

Lavar el trozo de carne, rociar y dejar crecer como en la imagen, con un corte de 1 cm.

Espolvorear con sal, pimienta y ajo y masajear bien, insistiendo en las muescas. Déjelo enfriar durante al menos 3 horas, agregue la sopa / agua y póngalo en el horno caliente a 200-220 ° C.

Pasados ​​unos 30 minutos, espolvoreamos con la salsa de la sartén y durante una hora nos olvidamos de ella hasta que se ponga dorada y deliciosa.

Una vez que haya deleitado sus ojos con esta maravilla, es hora de dividirla y disfrutarla.


Pechuga de cerdo al horno

Aunque es una receta presente en las mesas rumanas durante las vacaciones, cuando te apetece, no tienes escapatoria aunque estés en pleno verano. Y si además tienes la costumbre de ver a los grandes chefs de talla internacional (no, no creas que en vivo, me gustaría, pero en tv.paprika) mientras preparas solo manjares, entre los que se encuentra este llamado (por los noruegos ) Svineribbe, entonces eres una causa perdida.

Según datos históricos escandinavos, parece que esta receta se remonta a 1793 (eso es lo que piensan, porque lo más seguro es que nuestra novela nunca la haya conocido desde el mundo, ¿no crees?)

Preferí la versión rumana, simple, siendo de la opinión de que la simplicidad nunca falla. ¿Estoy en lo cierto?

Dicho esto, y sufriendo un antojo que me muerde seriamente de mi idea de "debería hacer dieta", me puse manos a la obra.

Nosotros necesitamos:

1 kg de pechuga de cerdo con / sin hueso, pero necesariamente con ratones,

un poco de ajo (preferiblemente en gránulos, pero es más saludable y fresco),

un buen cuchillo (Fiskars, Laika, o el que guardas a un lado para & # 8221 cuando sea necesario & # 8221),

una taza de agua o caldo de pollo,

y no olvides el ingrediente especial: un poco de alma.

Método de preparación:

Lavar el trozo de carne, rociar y dejar crecer como en la imagen, con un corte de 1 cm.

Espolvorear con sal, pimienta y ajo y masajear bien, insistiendo en las muescas. Déjelo enfriar durante al menos 3 horas, agregue la sopa / agua y póngalo en el horno caliente a 200-220 ° C.

Pasados ​​unos 30 minutos, espolvoreamos con la salsa de la sartén y durante una hora nos olvidamos de ella hasta que se ponga dorada y deliciosa.

Una vez que haya deleitado sus ojos con esta maravilla, es hora de dividirla y disfrutarla.


Video: ΕΞΥΠΝΗ ΕΠΙΛΟΓΗ ΚΡΕΑΤΟΣ - ΦΙΛΕΤΟ ΑΠΟ ΜΠΟΥΤΙ ΠΡΟΒΑΤΟ Ε03 (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Taukasa

    Belleza, especialmente la primera foto

  2. Kaven

    y no eres el único que lo quiere

  3. Xavian

    ))))))))))))))))))) es incomparable)

  4. Gumi

    Le aconsejo que eche un vistazo al sitio, que tiene muchos artículos sobre este tema.

  5. Kegore

    Entre nosotros hablando, intentaría resolver este problema por sí mismo.



Escribe un mensaje